Una votación fluida y sin las colas de octubre

LOS SANTARROSEÑOS PASARON RAPIDO POR EL CUARTO OSCURO EN SU PRIMER BALOTAJE

En el primer balotaje de la historia en la provincia el paso por el cuarto oscuro fue rápido, ante la opción sencilla entre solo dos fórmulas presidenciales. La fluidez de la votación fue la marca registrada de la segunda vuelta en nuestra ciudad, muy diferente a la postal de las largas colas que dejó la elección general del 25 de octubre, cuando las boletas, entre todas las categorías de cargos, llegaron a medir 1,20 metros.
La mayor afluencia de votantes se registró en las primeras horas de la mañana. Para el mediodía, la asistencia había superado el 50 por ciento del padrón. “Se ha votado con total y absoluta calma”, dijo Mariano Fernández (PJ), vicegobernador electo de La Pampa luego de emitir su sufragio, a media mañana, en la Escuela 6.
El marinista, que trabajó activamente por la candidatura de Daniel Scioli (Frente Para la Victoria), afirmó que en el acto electoral de la víspera se jugaba “el modelo de país y las conquistas conseguidas por el pueblo argentino”.
En el mismo establecimiento escolar votó Norma Durango, la vicegobernadora saliente y diputada nacional electa. “Vengo a cumplir con mi obligación pero también con mi derecho. Tenemos expectativas de que el pueblo vote como lo siente, que pueda defender todo lo que se ha conseguido en estos años. Vamos a respetar la decisión del pueblo que confiamos sea la que nosotros queremos”, afirmó.
A esa hora, las 10.30, Durango aseguró que había “mucha gente votando” y que el PJ local estaba realizando una intensa tarea para trasladar votantes, como es tradicional en esa fuerza política. “Los locales que hemos organizado están trabajando. Hubo lugares donde se trabajó más en las últimas semanas. Acá en Santa Rosa se trabajó con fuerza desde hace más tiempo. Hay que respetar los tiempos de cada uno”, dijo ante la consultas sobre una supuesta pasividad de algunos dirigentes justicialistas.
También por la mañana votó Carlos Javier Mac Allister, diputado nacional del PRO, quien no ocultó sus ganas de trabajar en el área de Deportes de la Nación si su candidato, Mauricio Macri (Cambiemos) obtenía un triunfo en el balotaje.
El dirigente macrista también hizo su lectura de lo que estaba en juego en la elección de la víspera: “Se juega el futuro del país, la continuidad o el cambio. Eso lo hemos dicho ya desde hace mucho tiempo y sigue la misma situación. Por un lado, Daniel Scioli, que representa la continuidad del kirchnerismo, y por el otro, Mauricio (Macri), que representa el cambio que muchos argentinos deseamos. Las expectativas son muy buenas”.
A su entender, un triunfo de Macri significaría el comienzo de un país en que las autoridades nacionales dirán la verdad respecto a la inseguridad y la inflación. “Vamos a tener un Indec que funcione, vamos a darle pelea al narcotráfico, recuperar las economías regionales… Pero cada uno tiene su opinión y yo las respeto mucho”, dijo.
El ex futbolista destacó el interés que Macri demostró por La Pampa, provincia a la que visitó siete veces en los últimos años y a la que envió a, prácticamente, todos sus funcionarios.