“Usurpador” denuncia negocio inmobiliario

EX QUINTA DE LAS MONJAS

Controles que resultan no ser eficientes, permiten a veces en las instituciones desórdenes y desbarajustes difíciles de explicar. El Club San Martín fue una entidad señera, hoy está muy venida a menos.
Eduardo Watson, quien actualmente está ocupando la ex Quinta de las Monjas, denunció públicamente que las autoridades del Club San Martín, entre otros, están detrás de un negocio inmobiliario con las seis hectáreas del predio ubicado en la calle Palacios. Dijo que la Asociación Civil María Auxiliadora es la propietaria del inmueble porque no se escrituró, por lo que hay un juicio en tribunales federales.
El propio Watson fue denunciado como “intruso” por directivos de la entidad de la Villa Santillán, y reconoció que lleva tres años viviendo en la ex Quinta de las Monjas, lo que acordó -afirma- con la presidenta de la entidad a cambio de cuidar el lugar y realizar tareas de mantenimiento. Admitió no obstante que no tiene documento alguno que convalide ese contrato de trabajo y de ocupación del inmueble.

18 años presidenta.
“Graciela Loyola lleva 18 años como presidenta del club y solicitó mi desalojo, ante lo cual le pedí que me reconociera al menos un año de mi vínculo laboral, a lo que no accedió”, le dijo Watson a LA ARENA.
Explicó que hizo dos denuncias contra Loyola y algunos de sus familiares por amenazas en su contra y luego por el robo de vestimenta de él (y de un hijo) que tenía en el inmueble de la ex Quinta de las Monjas.
A raíz de las acciones para desalojarlo, Watson se fue haciendo con documentación que demuestra que el inmueble en cuestión sigue siendo propiedad de la Asociación María Auxiliadora, ya que después de la compra-venta y del boleto realizado en 1989, no se concretó la escrituración.
“Tengo conocimiento de que hay un juicio en el ámbito federal contra el Club San Martín”, acotó Watson, quien cargó contra Loyola “porque en todo el tiempo que lleva como presidenta del club se dedicó a correr a los viejos socios o las personas que se interesaban sobre el destino de la entidad. La comisión directiva la conforman familiares de ella y han convocado a asambleas de asociados en el inmueble de la calle Palacios, donde doy fe, porque vivo allí, de que nunca se hicieron esas reuniones, pese a lo cual emitieron las actas respectivas fijando ese lugar”.

Pedido de audiencia a Bensusan.
El denunciado como “intruso” indicó que ayer intentó hablar con el ministro de Gobierno, Pablo Daniel Bensusan, para plantearle las dificultades que encuentra toda vez que pretende hacerse con información vinculada a la situación estatutaria del Club San Martín. “Me derivaron para este lunes y con el director de Personas Jurídicas, el doctor Romano”.
Watson sospecha, y con información corroborada, que esa interferencia en Personas Jurídicas se vincula con un abogado que, curiosamente, patrocina a la Asociación María Auxiliadora en el juicio contra el Club San Martín. “Tengo constancia de que las monjas siguen pagando desde 1989 las tasas municipales, porque la escritura está a su nombre, no obstante ello, ingresó en la comuna un pedido de subdivisión del inmueble de la calle Palacios a instancias del club”, afirmó.
“Acá queda en evidencia que el problema no soy yo, que el tema pasa por un gran negocio inmobiliario”, agregó Eduardo Watson.