Utelpa denunció un “ajuste feroz”

REESTRUCTURACION EDUCATIVA

El sindicato docente Utelpa advirtió que no avalará la “reestructuración y ajuste” para la Modalidad de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos que, según se afirmó, planea el Ministerio de Educación y señaló que “deberán seguir los canales orgánicos formales, contar con el consenso de los trabajadores y de la mesa paritaria”. En principio, se pretende situar a los secundarios en tres sedes, haciendo desaparecer los ciclos básico y el orientado.
El gremio mostró su preocupación por los cambios “intempestivos” y agrego que “este ajuste feroz, dejará a los alumnos sin escuelas, ya que los va a desarraigar de aquella institución donde tenían sentido de pertenencia obligándolos a asistir a otra, a decenas de cuadras de su hogar, cuando muchas veces no tienen vehículo ni dinero para el colectivo o están muy cansados después de la jornada laboral”.
Además, la secretaria general de UTELPa Santa Rosa, Liliana Peralta, señaló que “se dejará sin trabajo a nuestros compañeros, porque en ese afán de reestructurar van a eliminar cargos y horas cátedras cuando consideren que los ‘recursos humanos’ sean excesivos. Los compañeros tienen puestos de trabajo, no son meros recursos humanos. Hasta la forma en que se los nombra habla del sentido capitalista y empresarial de estos cambios”.
Para la sindicalista, la modalidad Adultos “fue y es el salvavidas del nivel secundario” ya que “se ocupó de acompañar cada trayectoria escolar sin exclusiones. Pretender ahora aplicar el ajuste a costa de los trabajadores y de los derechos de los alumnos no hace más que ratificar la falta de compromiso del Estado como garante de los mismos”.
A través de un comunicado de prensa, Peralta también expresó el repudio de la seccional santarroseña del gremio contra la decisión de la ministra María Cristina Garello y “en forma conjunta con el resto de los trabajadores” de la modalidad solicitó “de manera urgente la suspensión de la medida inconsulta”.

Rechazo total.
Por otro lado, la Utelpa rechazó el Operativo Nacional de Evaluación Aprender 2016 que impulsó el gobierno nacional, según lo resuelto durante días de debate entre docentes y directivos de la mayoría de las localidades pampeanas. Propusieron “una evaluación integral y democrática, que dé cuenta de todas las prácticas institucionales y las trayectorias escolares diversas, porque Nuestra Escuela Pública, no entra en un formulario multiple choice”.
“El modelo de evaluación propuesto por el ministro de Educación, Esteban Bullrich, está por fuera de todo proceso de enseñanza-aprendizaje, y se transforma en una evaluación descontextualizada, alejada de toda práctica escolar habitual, con finalidad punitiva; resultando de hecho antipedagógica. No tiene en cuenta el contexto social, de vida, de los estudiantes, sus recursos, ni siquiera los contenidos que efectivamente se pueden desarrollar en la escuela; al tiempo que deja fuera de la evaluación infinidad de saberes y procedimientos que deliberadamente invisibiliza”.
“El objetivo es generar información sobre las escuelas para descargar la responsabilidad de la situación de la educación en los estudiantes, las familias, los docentes y directivos, desligando al Estado de su rol de garante de derechos. Así buscan justificar medidas de ajuste y en esto tampoco son originales. Otros países como en México y Chile ya transitaron este camino, y solo lograron fortalecer la desigualdad socioeconómica, ahora también en la Escuela”.

Compartir