Vaca Muerta: Nación trabó el contrato a Enercana

CONFLICTO EN NEUQUEN

La petrolera provincial de Neuquén, Gas & Petróleo (G&P), frenó la licitación de la desconocida empresa pampeana Enercana de un área de Vaca Muerta ya que no está inscripta en el Registro de Empresas Operadoras de la Secretaría de Energía de la Nación, un requisito necesario para concretar la operación. Es que desde ese organismo nacional sus autoridades decidieron en febrero impugnar su inscripción, lo que podría generar un conflicto entre ambas jurisdicciones. Por eso, los ejecutivos de Enercana pidieron dejar constancia de la situación ante un escribano público, que labró un acta a tal fin que fue incorporada al expediente provincial.
Con más de tres meses de demora, Enercana presentó la póliza de seguros por los 42 millones de dólares que se comprometió a invertir en Parva Negra Oeste, el área que se había pre-adjudicado en diciembre del año pasado en una controvertida licitación realizada por G&P.

Sin contrato.
El sitio web especializado en el sector, El Inversor On Line, indicó que ese era el paso que faltaba para obtener la adjudicación definitiva del campo. Por consiguiente, esta semana directivos de Enercana firmaron el contrato con la provincia patagónica para acceder al permiso de exploración del área, con acceso a Vaca Muerta, una de las formaciones de la Cuenca Neuquina que apunta a convertirse en un importante yacimiento no convencional de hidrocarburos.
Sin embargo, los representantes de G&P no firmaron el documento porque Enercana aún no figura como inscripta en el Registro de Empresas Operadoras de la Secretaría de Energía de la Nación; un requisito necesario para concretar la operación. Por eso, los ejecutivos de Enercana pidieron dejar constancia de la situación ante un escribano público, que labró un acta a tal fin que fue incorporada al expediente provincial.
“La empresa ya cumplió con todos los pasos que se exigían para conseguir el área. Eso es lo que quería dejar asentado en el acta firmada por un escribano. Ahora, la decisión está en manos de la Secretaría de Energía”, expresó un empresario que sigue de cerca la licitación de Parva Negra al sitio web.
El organismo que dirige Mariana Matranga impugnó a mediados de febrero la inscripción de Enercana al registro de operadoras. Lo hizo a través de una nota firmada por Diego Rapela, titular de la Dirección de Economía de los Hidrocarburos, que ordenó a la empresa que presente la documentación bancaria que corrobore cómo está integrado el capital accionario de Enercana. La firma contestó ese requerimiento, pero aún no obtuvo la aprobación de Energía.

Cuestionada.
En la gran mayoría de los casos, la suscripción en el registro de empresas tiende a ser un procedimiento de sencilla resolución. Un paso de naturaleza administrativa y hasta burocrática, que no suele generar inconvenientes para los solicitantes. ¿Por qué, entonces, generó tantas dilaciones en esta oportunidad?
La licitación de G&P de Parva Negra Oeste y de Loma Ancha (fue adjudicada a Tecpetrol) fue cuestionada por el gobierno nacional y por directivos de YPF, que se oponen a la metodología y al pliego de condiciones redactado por la provincia. Concretamente, Nación y la petrolera reestatizada están en contra de la incorporación de un bono de ingreso al campo (signing bonus) en el pliego; es decir, de un pago inicial y único que debe realizar las empresas a G&P antes de tomar posesión del bloque.
Desde la óptica de Miguel Galuccio, CEO de la mayor petrolera del mercado, lo aconsejable sería que, en lugar de pagárselo a la provincia en forma de bono, las empresas inviertan ese dinero en trabajos de exploración y producción a fin de poner en valor el campo. Allegados al gobernador Jorge Sapag responden, en tanto, que la provincia debe buscar la mejor negociación en pos de defender sus intereses y que, en rigor, el pago de un bono inicial no compromete los desembolsos en la exploración de las áreas. Son posiciones irreconciliables.
El caso de Enercana -que ofreció pagar un signing bonus de 33,5 millones de dólares pagadero cuando se publique el decreto que permisione el área- tiene otra particularidad: uno de los apoderados de la compañía es el empresario Osvaldo Sortino, titular de la empresa Raiser, que está involucrado en un litigio judicial que impulsó Galuccio contra un proveedor de YPF Holding -la subsidiaria en EEUU- por presuntas irregularidades en la contratación de servicios petroleros.
Se trata de una petrolera de origen canadiense de la que participan también empresarios argentinos, que registra una escasa trayectoria en el segmento de exploración y producción (upstream) de hidrocarburos, indicó El Inversor On Line.