Varela pide que se sancione a Carola: “Se equivocó”

“La génesis de este problema hay que buscarla en el 21 de agosto de 2007 “, disparó el ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia, Jorge Varela, al responder las acusaciones por incumplimiento de los deberes de funcionario público que le endilgó el fiscal de Investigaciones Administrativas, Juan Carlos Carola, por el parate del Megaestadio. Con esa respuesta, el ministro redireccionó la acusación hacia la gestión del ex gobernador Carlos Verna, que fue quien impulsó y licitó -a contramano de la legislación, según otro párrafo de su descargo- esta megaobra. Varela no solo rechazo que hubiera abandonado la construcción sino que afirmó que hizo todo lo que estaba a su alcance para retomarla. Si no pudo avanzar fue, en gran parte culpa de la Legislatura, que rechazó sus propuestas para retomar la construcción. Varela se defendió pero también contraatacó: acusó a Carola de múltiples errores, de no haber merituado con seriedad la situación ni los antecedentes, y pidió que se lo sancione por “conducta ostensiblemente maliciosa”.
A través de un asesor legal del Ministerio de Obras Públicas, el ministro Jorge Varela hizo llegar cerca del mediodía el descargo que le solicitó la Sala Acusadora de Juicio Político por la denuncia en su contra que hizo el fiscal Juan Carlos Carola en relación al Megaestadio. Por la tarde, en una breve sesión, la Sala Acusadora dio entrada al descargo y distribuyó una copia entre cada uno de sus seis integrantes. La Sala volverá a reunirse el viernes y allí decidirá el curso de la investigación.

Errores de transcripción.
En un escrito de casi 70 páginas acompañado por algunos informes técnicos al que tuvo acceso LA ARENA, Varela solicitó a la Sala Acusadora que desestime la denuncia en su contra porque “no se configura el supuesto mal desempeño” que le imputó el fiscal Carola. Tras advertir que la remoción de un ministro del Poder Ejecutivo Provincial es “un asunto de suma gravedad”, Varela enumeró los elementos que justifican su pedido.
El primero fue una serie de errores en la construcción argumentativa de Carola, entre ellos la diferencia de fechas entre el momento en que se paraliza la obra -diciembre de 2010- y cuando él asume como ministro -diciembre de 2011. Su asunción, recordó, se produjo “un año después de la paralización dispuesta por autoridad competente” y 7 meses antes de que se enviara a la Legislatura provincial un proyecto de ley con las pautas para seguir con la obra, proyecto rechazado por los diputados.
Para Varela, es un “absurdo legal” imputarle responsabilidad en el cese de actividad sin haber evaluado con seriedad todas las cuestiones técnicas, legales, administrativas e institucionales que se han sucedido desde entonces. Uno de los errores que señaló está en el mismo origen de la denuncia: un artículo periodístico de LA ARENA de octubre de 2012 que el fiscal transcribió con equívocos. Según el fiscal de Investigaciones Administrativas, el título de la información publicada el 19 de octubre de 2012 fue “El gobierno no continuará la obra del Megaestadio” cuando en realidad decía “El gobierno decidió paralizar la obra del Megaestadio”.
Otros aspectos centrales que señaló fueron los problemas técnicos con el techo que frenaron el ritmo de avance y que obligaron a hacer un replanteo integral del proyecto técnico. “El techo era una obra en si misma”, reiteró el ministro, recordando que el proyecto original planteaba una cobertura de 200 toneladas mientras que la reformulación lo llevó a 900 toneladas, con enormes desafíos técnicos. Incluso, remarcó, no había antecedentes que facilitaran las cosas.

Un nuevo techo.
Varela puso énfasis en que ni bien asumió, lejos de dejar la obra paralizada, se preocupó sobremanera por continuarla, aún pese a los obstáculos técnicos y legales que le habían impuesto, acciones que el propio fiscal Carola reconoce en su presentación. La principal de esas acciones fue la contratación de un ingeniero para elaborar un nuevo techo y llevar la obra a buen término. “No existe inacción sino una conducta ajustada a derecho”, remarcó el ministro.
Para Varela, la génesis de todos estos problemas está en el 21 de agosto de 2007, cuando se otorgó una primera ampliación del plazo de obra por diversos factores. Esto significa un tiro por elevación al ex gobernador Carlos Verna, quien fue el gran impulsor del Estadio Polideportivo. Otro misil que lanzó contra el ex gobernador fue que el pliego de la licitación se hizo “en contradicción con lo establecido por el artículo 11 de la Ley de Obras Públicas”.
Respecto de la empresa Inarco, advirtió su gran responsabilidad en el conflicto y sugirió que debería investigarse si incurrió en incumplimiento a sus obligaciones. También apuntó a los diputados provinciales -ámbito donde el “vernismo” tiene una presencia mayor-,que rechazaron el proyecto de ley, la posibilidad de pagar el montaje del nuevo techo pero también le negaron la posibilidad de rescindir el contrato con Inarco.

“Conducta maliciosa”.
En su conclusión, Varela pidió como pruebas documentos y expedientes del año 2005, que se cite a declarar a funcionarios de Obras Públicas e inspectores de obra del gobierno provincial, a representantes técnicos de la empresa Inarco y a su titular, Héctor Mohedano y, a manera de conclusión, que se desestime la denuncia de Carola, se rechace la acusación y se lo sancione por el artículo 17 de la ley 1246. Este artículo impone multas a quien formulara un pedido de juicio político exhibiendo una conducta “ostensiblemente maliciosa”.

¿Una visita al Megaestadio?
La Sala Acusadora de Juicio Político volverá a reunirse el viernes a las 9 de la mañana en la Legislatura, en una sala a definir. Para ese momento, los seis integrantes de la Sala habrán leído y analizado el descargo de Varela y deberán proponer medidas de prueba. Ayer, la presidenta de la Sala, Mariana Baudino, mencionó entre el abanico de posibles pruebas la citación de testigos, solicitud de documentos o informes técnicos y, eventualmente, que la Sala se constituya en algún lugar de interés para el tema. Si se decidiera esta último opción, se descuenta que el lugar a visitar sería el propio Megaestadio.