Varela responsabilizó a la empresa por fallas

Respecto al reclamo de adjudicatarios de viviendas del barrio Esperanza, el ministro de Obras y Servicios Públicos, Jorge Varela, dijo que las unidades habitacionales permanecen dentro del período de garantía y que la constructora trata de solucionar las deficiencias. A su vez, y en diálogo con LA ARENA, el funcionario provincial sentenció que hasta que no se satisfaga la demanda de los beneficiarios, “la responsabilidad será directamente de la firma contratista”.
De acuerdo con el titular de Obras y Servicios Públicos, al año de construidas las casas-adjudicadas por el IPAV-los empleados del área gubernamental de Inspección de Vivienda recorren las construcciones para detectar las posibles falencias habitacionales. Y coincidió que si existen problemas, como los manifestados por los vecinos del barrio Esperanza, se debe efectuar el reclamo correspondiente.
La protesta por el estado de las casas se originó tras una denuncia pública efectuada, en su mayoría, por mujeres que fueron beneficiadas, en febrero del 2011, con las unidades habitacionales del Instituto Provincial Autárquico de Vivienda.
Las manifestantes se reunieron, semanas atrás, en una de las moradas ubicadas en Gazia entre Sergio López y Corona Martínez. Y coincidieron en que más de medio centenar de casas exhibían goteras, filtraciones de agua, humedad en las paredes y problemas en los techos.
Alejandra Falcón, una de las beneficiadas, especificó que la “Constructora Arrigone” fue la encargada de hacer las viviendas pero se retiró por lo que se hizo cargo la firma Andreatta. No obstante, “el capataz fue el mismo y nunca atendió los pedidos de los damnificados”, agregó.
Generalizó que, en determinados momentos, acudieron a los organismos gubernamentales pero los problemas nunca fueron resueltos.

Superficie.
Otra de las temáticas, referentes al área de Obras y Servicios Públicos, es la superficie de la construcción de las viviendas sociales en esta provincia. En relación a este aspecto, Varela informó que el Gobierno Nacional firmó en el 2008 un acuerdo con el Estado pampeano con el objetivo de realizar seis mil unidades habitacionales, entre Santa Rosa y General Pico, en un lapso de tres etapas.
De acuerdo con el funcionario, en el marco del programa mencionado, y en divergencia a lo sucedido en otras provincias patagónicas (donde las casas son en su mayoría de 60 metros cuadrados), en La Pampa la superficie de estas viviendas es de 49 metros cuadrados.
“En el 2008, se firmó el acuerdo con el Gobierno Nacional para la realización de seis mil viviendas de 49 metros cuadrados que se efectuarán en tres etapas, es decir dos mil en cada una”, explicó. Y añadió: “Esta construcción está dentro de un plan particular, que se da en La Pampa, y desconozco si existe en otras provincias”.
A su vez, Varela agregó que se terminó de construir la segunda etapa de estas viviendas y que, en la actualidad, el Estado pampeano firmó el decreto de adjudicación para abrir la licitación de la última parte de construcción, es decir las dos mil viviendas restantes. “En los próximos días, se firmarán los contratos con la empresa constructora para empezar con los trabajos de fabricación”, generalizó.
Por otra parte, ponderó que la realización de estas unidades habitacionales genera mano de obra y satisface la necesidad de las personas que necesitan la casa propia. “Es un aspecto muy importante para la economía de La Pampa”, completó el funcionario.