Vecino del barrio Obreros de la Construcción sufrió 5 robos en 3 meses

“Herrería y Zinguería ‘Nicolás’ de Fernando Nicolás e Hijo” dice el cartel aun sin colocar en el frente de Pincén 1075, entre Donatti y Antártida Argentina. De fondo azul y con letras blancas el letrero está apoyado contra el obrador de los albañiles, listo para ser colocado en el frente. Sin embargo, el propietario del lugar ahora está pensando si le conviene o no seguir en la zona. Es que en los últimos tres meses le robaron cinco veces.
Nicolás se comunicó con este diario para dar a conocer su caso. “Ojalá pueda recuperar algo”, comentó resignado a los cronistas de LA ARENA que lo visitaron en la obra de construcción. El último ilícito lo sufrió entre la noche del lunes y la tarde de la víspera. El trabajador llegó a las 16 al terreno y de inmediato supo que acababa de sufrir el quinto robo desde noviembre hasta la actualidad.

Denuncias.
“Vi que estaba roto el cerco y llamé a la Policía. No ingresé hasta que no estuvieron ellos”, contó. Aseguró que los efectivos que lo visitaron -siempre de la Seccional Segunda como en las otras oportunidades- ayer le recomendaron realizar la denuncia, porque no tenían ninguna en la comisaría. Nicolás se mostró sorprendido. “Ya hice cuatro denuncias en la Segunda de los otros robos, tengo los papeles acá mismo”, les dijo sin salir de su asombro.
-¿Cuánto crees que perdiste económicamente con estos robos?
-A vuelo de pájaro, te diría que cerca de 150 mil pesos. En dinero en efectivo, en uno de los robos, me llevaron 43 mil pesos. Los tenía en una casilla que está dentro del galpón, que ahora la estoy por vender para terminar el techo de la casa. En cuanto a herramientas y materiales, me llevaron tres soldadoras eléctricas, moladoras, taladros, chapas, cortadoras de chapa, cinco destornilladores inalámbricos y otro montón de herramientas de mano más.

“Vender todo”.
El barrio Obreros de la Construcción está ubicado al norte de la ciudad de Santa Rosa. La mayoría de las viviendas que están allí corresponden a barrios Fonavi que el IPAV comenzó a construir durante la primera gobernación de Carlos Verna. El resto de las construcciones, como la de Nicolás, corresponden a vecinos que adquirieron lotes y construyeron por iniciativa propia.
Nicolás trabaja durante la mañana en la Municipalidad de Santa Rosa y por la tarde se dedica a la herrería. Relató que frente a su terreno levantó su casa un sobrino suyo que aún no se muda por temor. “No se quieren venir porque acá no hay seguridad. Yo mismo tengo ganas de vender todo. La Policía no te da respuestas, ni una huella pudieron levantar en cinco robos”, dijo Nicolás.