Vecinos arreglaron una pérdida de agua

CANSADOS POR LA FALTA DE ATENCIÓN MUNICIPAL, PUSIERON MANOS A LA OBRA

Vecinos del barrio San Cayetano de Santa Rosa se organizaron para combatir la desidia del municipio y pusieron manos a la obra para arreglar una pérdida de agua producida por un caño roto. Aseguran que nadie atiende sus reclamos.
En un contexto de emergencia sanitaria, con un conflicto entre la Municipalidad y la Dirección de Agua y Saneamiento (Dagsa) y un funcionario responsable del área que está de vacaciones, vecinos del barrio San Cayetano se organizaron para combatir la desidia del municipio y pusieron manos a la obra para arreglar una pérdida de agua producida por un caño roto, sobre la calle Miguel Maldonado. En ese lugar el agua brotó sobre la mitad de la calle y por pendiente corrió a lo largo de varias arterias formando un río. Incluso, a raíz de esta pérdida, hubo personas de este barrio que comenzaron a quedarse sin agua, justo en una época del año donde el vital elemento es indispensable para poder soportar las altas temperaturas.
Nelly Castillo es vecina del barrio y fue una de las primeras personas que se comunicó al 147 para alertar sobre esta pérdida. Tras varios llamados y ninguna respuesta alentadora, decidió conformar un grupo de Whatsapp y desde allí congregó a otras personas que conocían sobre la existencia de la pérdida de agua. “Nos arremangamos y empezamos a hacer el pozo en el lugar de la pérdida hasta que lo arreglamos”, expresó Castillo a LA ARENA.

Vergonzoso.
En su relato, la vecina dejó en evidencia que, si bien lo hecho fue con total responsabilidad y conocimiento, “no nos correspondía hacerlo a nosotros, es vergonzoso”, sostuvo. Con algunas palas cavaron -la calle Maldonado es de tierra- hasta encontrar dónde estaba el inconveniente. “Encontramos una manguera, de esas negras para el agua, la más fina y ordinaria, atada con alambre”, recordó la mujer. Bajo las indicaciones de un vecino que se dedica a la plomería, colocaron un palo en la manguera para impedir la salida de agua y luego fueron a buscar los elementos necesarios para reparar la rotura: “en una hora y media ya estaba todo solucionado. Los chicos taparon el pozo y después colocaron ramas para que los que transitan la calle sepan del arreglo”, aseguró y dijo que en el boulevard de la calle Pilcomayo, donde había una pérdida de agua hace 15 días, ayer por la tarde ya había tres.

Sin respuestas.
Fueron al menos nueve los vecinos que llamaron al 147 el pasado martes y todos recibieron la misma respuesta: “ya lo comunico, ya lo paso”. Ante la insistencia de la gente, una nueva respuesta: “el reclamo ya está pasado”, pero nadie, ni obreros ni funcionarios, llegó para arreglar la pérdida de la calle Maldonado. A pesar de todo, los vecinos dieron aviso al 147 para que alguien se acercara luego a verificar que estaba todo bien. Sin embargo nadie apareció.

Organizados.
Lo que no se puede negar es que los vecinos organizados tienen ganas de trabajar y sacar al barrio hacia delante. En los últimos días no sólo arreglaron una pérdida de agua, sino que recuperaron espacios verdes que estaban repletos de basura. “Los mantenemos nosotros, hacemos jornadas de forestación, hace poco pusimos 80 plantas, pero pedimos el regador y no nos mandaron ningún camión”, sostuvo Castillo y aseguró que están “gestionando” la colocación de un tanque de agua porque “esta es la zona donde nos quedamos sin agua en verano y también en invierno”.

Concejales analizan interpelación
Los concejales Araldo Eleno (PJ) y Roberto Torres (Pueblo Nuevo), recorrieron los barrios Butaló II y III para ver la situación de los mismos y dialogaron con los vecinos de la zona. Allí, Eleno adelantó la posibilidad de pedir la interpelación de algún funcionario de Obras Públicas: “estamos con la Emergencia Sanitaria vigente y el principal responsable de Obras Públicas en la ciudad se fue de vacaciones. Estamos analizando la posibilidad de pedir la interpelación”, disparó el edil.
Según informaron a través de un comunicado de prensa, Eleno explicó que la de ayer fue “una de las habituales recorridas que hacemos por los barrios de la ciudad. En este caso retornamos al Butaló, en donde pudimos volver a conversar con los vecinos” y agregó que los comentarios son los mismos: “los vecinos saben que la provincia va encaminando obras de infraestructura y de magnitud haciendo un esfuerzo muy grande e invirtiendo dinero pero recibimos quejas de la falta de presencia del municipio en el día a día”. Eso quiere decir, argumentaron los ediles, “que la gente ve una gestión ausente, que no le resuelve los problemas diarios que se presentan como la desobstrucción de cloacas, el arreglo de la perdida de agua o el tapado de un pozo”.

“Hagan una pollada”
“Estamos cansados que no nos den bolilla a los reclamos, por eso empezamos a movernos nosotros”, dijo la vecina Nelly Castillo, quien reconoció que por estos momentos una de las ideas es refaccionar el SUM del barrio que se encuentra en condiciones paupérrimas pero, ante la solicitud de algunos materiales recibieron una respuesta fuera de lugar: “hagan una pollada”, habría manifestado un funcionario. La respuesta llevó disconformidad a los vecinos que no sólo van a reacondicionar el SUM, sino que también harán la pollada para juntar fondos.