Vecinos piden auxilio a Epidemiología

EL MUNICIPIO Y LA PROVINCIA SIGUEN SIN FIRMAR LA OBRA DEL BUTALO

El martes se reunieron el titular del APA y el número dos de la Secretaría de Obras Públicas local para avanzar en el convenio. La documentación será analizada ahora por el área de Hacienda, puesto que Provincia no realizará adelantos de fondos.
Los vecinos del barrio Butaló están a la deriva. Ayer, el presidente de la Comisión Vecinal, Walter Bernal, aseguró a este diario que hoy elevarán un pedido de auxilio a la Dirección de Epidemiología de la provincia, mientras avanzan en la redacción de una presentación judicial que destrabe la realización de la nueva obra de cloacas en la calle Macachín, la primera etapa de un proyecto que abarca a los Butaló I, II y II y los barrios Vial y Jardín.
El martes hubo una reunión entre el director general de Obras Públicas, Claudio García, y el titular de la Administración Provincial del Agua, Julio Rojo, en la que se trató el convenio que provincia propuso firmar con el municipio local para hacerse cargo de la financiación de la obra de desagües cloacales.
“El convenio volvió para atrás. La obra, al parecer, va para el año que viene. Vamos a pasar una nota a Epidemiología porque viene el verano. No sabemos por qué no se firma. Hay pérdidas de agua desde hace 20 días o un mes, hay líquidos cloacales por todos lados. Hay un vecino al que le hicieron un pozo ciego en la vereda porque no le pudieron hacer la acometida de la red cloacal”, dijo Bernal, quien se mostró afectado por la demora que está teniendo la solución que reclaman.
Fuentes del municipio local aseguraron ayer a este diario que la discusión con la Provincia está demorada por un aspecto vinculado justamente al financiamiento: “Provincia no quiere adelantar los fondos. Es decir, tiene que poner la plata la municipalidad y, luego, la provincia se la reintegra contra certificación de obra. Ahora, el expediente lo va a analizar la Secretaría de Hacienda de la ciudad para ver si la comuna cuenta con los fondos”.
Los problemas en el Butaló están derivados de una serie de irregularidades ocurridas en la obra de cloacas anterior, llevada a cabo durante la gestión del intendente justicialista Luis Larrañaga. Desde la administración actual, aseguran que la obra fue ejecutada por la empresa contratista sin respetar los pliegos y con una evidente falta de controles por parte de las autoridades de entonces, que derivaron en que una gran cantidad de viviendas no tiene las acometidas realizadas en la forma correcta, por lo cual, las aguas residuales iban desde los domicilios hacia el suelo, y no a la cañería madre.
Meses atrás, en la última reunión que mantuvieron el intendente Altolaguirre y el gobernador Carlos Verna, este último se comprometió a financiar la obra con recursos provinciales. Para eso propuso la firma de un convenio según el cual la ciudad se hacía cargo de licitar, adjudicar y controlar la obra. La rúbrica del acuerdo todavía está pendiente.
“Rojo nos dijo que la municipalidad se lo llevó de nuevo para corregir y seguir analizando. Si no se firma eso, la obra no se empieza, después va a licitación y así seguimos, estamos desde junio y ya llegamos a noviembre. No sabemos más que hacer, ni para dónde salir. Para colmo, por el paro, o por lo que sea, Dagsa no envía personal. Estamos peor que nunca. No sabemos para dónde salir”, concluyó Bernal.