Vecinos piden reductores de velocidad

UN AUTO CHOCO Y ARRANCO UNA PLANTA EN PLENO CENTRO

El accidente tuvo lugar en horas de la madrugada en la vereda de Escalante, entre González y Cervantes, una zona en la que los incidentes de tránsito son una constante. Una vecina dijo que hace 20 años que está solicitando una solución al municipio.
Silvina Galli, una vecina de la zona centro de la ciudad, reclamó ayer al municipio que coloque reductores de velocidad en la calle Escalante y la intersección con J. V. González. La queja de la mujer por la velocidad a la que pasan los vehículos por esa calle céntrica no es nueva, pero ayer recrudeció cuando un conductor que se dio a la fuga se subió a la vereda de la casa de sus padres y derribó un árbol.
El incidente de la víspera tuvo lugar entre las 5 y 6 de la madrugada. La vivienda en cuya vereda se produjo el choque está en Escalante 436, entre González y Cervantes. El vehículo que impactó contra la planta provocó que la misma quedara casi recostada sobre la vereda, arrancándola de raíz.
“Soy vecina en esta zona desde hace años. Creo que la primera nota que envié al municipio pidiendo reductores de velocidad en esta esquina fue hace 20 años. Este mismo año, en el mes de febrero, frente a la casa de mis padres, me chocaron el auto, que estaba estacionado”, recordó.
Ese siniestro ocurrió en la misma calle, a igual altura, el 6 de febrero último, a las 20.30. Ese día, el conductor de un Ford Falcon perdió el control de su automóvil y chocó de atrás al coche de Silvina Galli, un Renault Megane, color rojo, modelo 2008, que estaba estacionado frente a la vivienda donde ayer chocaron el árbol.
“Mi auto estaba bien estacionado, sin nadie arriba gracias a Dios. El auto venía derecho sobre la calle Escalante y nadie entiende cómo colisionó y me desplazó el auto casi unos 40 metros. Mis hijos hacía minutos que habían estado andando en bicicleta sobre ese lado de la vereda. Gracias a Dios no hubo que lamentar víctimas, ya que una hora antes del accidente estaba mi padre parado en la vereda”, recordó.
A raíz de aquel choque, el 9 de marzo, Galli envió un correo electrónico a la intendencia de la ciudad en el que adjuntó las fotos del incidente y recordó que lleva mucho tiempo reclamando que coloquen lomos de burro sobre Escalante, antes y después del cruce con González.
“Es el día de hoy que todavía no pude recuperar mi auto. Tuve que poner un abogado porque el seguro no me quiere reconocer los daños. Hace unos días me llamó el chapista para preguntarme qué voy a hacer con el auto porque no se consiguen los repuestos”, se lamentó.
El cruce de Escalante y González se encuentra a siete cuadras de la plaza San Martín, en el centro santarroseño. El tránsito siempre es fluido en ese lugar y los incidentes de tránsito, graves o leves, son una constante.