Veinte años después, la “herencia” de Matzkin

La designación de Martín Matzkin como representante del Ministerio del Interior de la Nación en el Ente Ejecutivo del Embalse Casa de Piedra trajo al recuerdo de los más memoriosos el antecedente familiar del mismísimo padre del abogado, Aldo Matzkin, hermano menor de Jorge, viceministro del Interior durante la presidencia de Carlos Verna y titular de la misma cartera durante la de Eduardo Duhalde.
Es que Aldo, al igual que Martín lo es ahora, fue representante de Nación en el Ente. A ese cargo llegó en los años noventa cuando su hermano Jorge, el “Toto”, era diputado nacional por La Pampa, cargo que dejaría en 1997 cuando Menem lo convocó para convertirlo en viceministro del Interior, secundando al titular de esa cartera, Carlos Corach.
“O sea, que el hijo vino a ocupar el mismo lugar que ocupó su padre hace unos 20 años”, recordó un lector de LA ARENA que se comunicó con esta redacción. “Esto explica un poco como viene a caer este muchacho en un espacio tan específico. Evidentemente, los Matzkin supieron tejer las redes para tantos años después conservar una dosis de poder como para saltar todas las alianzas electorales y políticas, y pese a su fuerte perfil peronista, ubicarse en un lugar que los del PRO y la UCR reclaman para ellos”, reflexionó.

“Cachetazo”.
Martín Matzkin, abogado, de 42 años, fue designado en el cargo a través de un decreto que lleva la firma del presidente Mauricio Macri y el ministro de Interior, Rogelio Frigerio. Su designación significó un “cachetazo” para el radicalismo pampeano, socio electoral del PRO, dada la trayectoria que la dirigencia de ese partido tiene en la temática de los ríos. Así lo dijo el propio presidente del Comité Provincia, Hipólito Altolaguirre, el mismo día en que el referente del macrismo en La Pampa, Carlos Javier Mac Allister, admitió que nunca consultó el tema con sus socios electorales.
Justamente el radicalismo pampeano, a través de dirigentes como Francisco Torroba, entonces diputado provincial, fue el que puso la lupa sobre los negocios que la familia Matzkin tejió en la zona bajo riego del río Colorado. Es que una empresa de los hijos de Jorge Matzkin realizó un emprendimiento en la zona, al parecer, favorecida por un diferimento impositivo que le otorgó en los noventa el gobierno del que “Toto” formaba parte.
Poco después, la firma fue vendida a otro empresario que solicitó al gobierno provincial la asignación de cupos de agua para riego. Esa solicitud fue la que los radicales habían revisado minuciosamente en su paso por la Legislatura provincial, dadas las sospechas que el apellido Matzkin les provocaba. Ahora, ese apellido y la UCR parecen convivir en Cambiemos, a pesar de todo.