Vernistas salvaron a Bravo

Los concejales de la oposición al intendente de 25 de Mayo, David Bravo, no pudieron avanzar con la Comisión Investigadora que se quería conformar para hacerle una suerte de “juicio político” al jefe comunal. La votación fue de 5 votos a 3, cuando se necesitaban 6 de 8 para lograr los dos tercios. La sesión ordinaria que se inició a las 19 se desarrolló en medio de un clima tenso, ya que partidarios de Bravo presionaron a los ediles y se agolparon en las puertas del CD.
Los que apoyaron la iniciativa fueron los tres ediles de Pueblo Nuevo, el viceintendente Nicanor Romero (PRO) y el justicialista Ricardo Poyo. Mientras que los vernistas Mercedes Pineda y Alejando Bustos (PJ) y la única bravista Liliana Retamales (MPV) votaron en contra.
La oposición habían ingresado el proyecto a fines de octubre para “dar inicio al proceso de juzgamiento” de Bravo fundamentado en los términos del artículo 119 de la Ley 1597, orgánica de municipalidades y comisiones de fomento de la provincia. Los concejales justificaron el juicio político en la condena recibida por el jefe comunal por abuso de autoridad por haber autorizado un cabaré de manera irregular. También se basaban en su imputación en una causa en la Justicia Federal por “trata de personas con fines de explotación sexual” y también por autorizar el funcionamiento de un cabaré cuando una ordenanza lo prohibía. Bravo además está involucrado en otra investigación judicial por el cobro irregular de 1.000 cheques del municipio.