Viajes por internet, ¿más seguro?

ALGUNAS MANIOBRAS DE LOS PORTALES PERJUDICAN LAS VENTAS

Las agencias de viaje adaptaron modalidades de venta a los portales de la web. No obstante se advierte por algunas maniobras para posicionar alojamientos sobre otros, con prácticas poco profesionales.
Hace algunos años, cuando alguien quería viajar concurría a las agencias para reservar vuelos y hoteles. Hoy en día, los avances tecnológicos permiten que una persona organice su travesía desde una página web. Ante esta metodología, las agencias buscan “no perder” esa cuota de mercado, y desde la asociación del sector alertaron a la población sobre prácticas que pueden complicar lo que debería ser una buena experiencia.
Hugo Fernández Zamponi, presidente de la Asociación Hotelera Gastronómica, dialogó con LA ARENA y explicó que se habló de esto “en la última reunión de la Federación Hotelera Regional Patagonia porque naturalmente la mayoría de los hoteles trabajamos con todos los portales. Casi es un común denominador”.
Agregó que “en este último encuentro, se solicitó a nuestra institución, la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la Argentina (Fehgra), una alerta sobre los manejos de los portales de Internet. Muchas veces publican tarifas diferentes a las propuestas por nuestros establecimientos; incluso en ocasiones se encuentran hoteles cerrados; es insólito. De esta forma, manipulan tarifas para beneficiar a otros cuando un establecimiento quizás está cerrado y saben que es así, pero le levantan la tarifa y mejoran el posicionamiento de otros y este es el negocio para ellos”.
Zamponi destacó que “por ahora es una alerta, vamos a definir acciones con la Fehgra porque es una problemática nacional. Con esto no quiero decir que estemos en contra de los portales a pesar de que hay muchas cosas para analizar, sobre todo los costos, lo que se descuenta; hay algunos portales que manipulan tarifas para beneficiar a otros establecimientos”.

Seducir al viajero.
El dirigente no desconoció los beneficios que reportan las reservas por Internet, como nueva alternativa a la planificación de vacaciones o una escapada. “No hay duda que la relación es cada vez más directa hasta con los establecimientos; las agencias tienen que, de alguna manera, generar seducción a los huéspedes, para poder atraparlos o para poder recibirlos”, explicó.
Zamponi manifestó que por ejemplo, “si uno compra un pasaje de avión a Buenos Aires por Aerolíneas, hay que bajarlo de la página web porque si vas a la oficina del aeropuerto hay que pagar un fee (tarifa) de 150 ó 200 pesos más. Entonces, eso es una manera de fidelizar las compañías al pasajero; si hacés la reserva del hotel ya está”.
También indicó que es distinto “cuando uno viaja al exterior a destinos como India, Egipto o Turquía, y es posible que se arme un paquete para esos destinos. A veces se habla de esto cuando hay cierto training, pero para la persona que no lo tiene, no hay nada como la agencia”.

Menos margen.
“Resuelve todo el problema: te hace el paquete, te contempla, te emite el voucher, ofrece el seguro; por eso insisto en que las agencias tienen que ajustar el poder de seducción porque cada vez tienen menos margen. Yo soy muy defensor de las agencias de viaje porque la mayoría de los establecimientos, hasta hace un par de años, si no era por ellas, no recibíamos huéspedes”, dijo Fernández.
“El turismo rural viene con operadores turísticos específicos. Las especialidades de las agencias de viaje ofrecen asesoramiento más concreto y específico, como el tipo de hotel, la mejor época para viajar en cuanto a clima, etc.; en este tipo de cuestiones radica la elección de quienes son más o menos viajados y aventureros”, concluyó.

“Escuchar a la gente”.
Sergio, operador de una agencia de viajes local, se refirió a la modalidad ofrecida en la web. “En realidad, como eso evoluciona para la gente, lo hace para nosotros. Con Internet nosotros podemos vender pasajes a alguien que está en España o Ushuaia; así que trae beneficios para todos; el tema es estar siempre con la última novedad o noticia, todo el tiempo capacitándote y estando alerta a los posibles cambios del mercado”.
Evaluó que a las agencias “nos beneficia, porque la gente hoy por hoy, hace turismo internacional en su mayoría y algo de nacional. Hoy viajar es casi un ‘comodity’ en la vida cotidiana de los que pueden: clase media o alta”.
El comerciante expresó que en el celular “te entran novedades todo el tiempo, por el diario, por Internet, por todos lados; eso despierta la curiosidad y mucha gente, sobre la base de lo que ve online en su casa después nos consulta”.
Agregó que “la gente sigue yendo a las agencias para informarse”, porque “son las brindan seguridad; es la agencia de tu barrio o tu ciudad. Lo que brinda es la seguridad de que ante cualquier problema tenés el teléfono de la casa del dueño o sabes dónde tocar una puerta para realizar cualquier consulta sobre el viaje”.
Por otra parte razonó que “si la compra se hacer a una computadora, ¿a quién se le reclama, quién te escucha?. No vendemos viajes, vendemos experiencia, tranquilidad, emociones. No es lo mismo un viaje a Punta Cana para una persona de 70 años que para una de 25; se escucha y recomienda distintas cosas, y al charlar se advierte el tipo de persona o de viaje que necesita y se le recomienda. Hay que escuchar a la gente”.