Ya son 63 los cheques rechazados a la diputada Petitti

El receso veraniego en la Legislatura provincial le significará a la diputada Silvia Alicia Petitti nada más que “una tregua” en su complicada situación, más allá que el radicalismo en su conjunto haya estrechado filas para que continúe en el cargo e hiciera como que nada ha pasado.
Lo cierto es que después de conocerse el embrollado contexto económico financiero que la aqueja, cuando LA ARENA reveló el viernes 19 de diciembre que el Banco Central de la República Argentina en su sitio oficial daba cuenta que se le habían rechazado 57 cheques, 56 de ellos en el mes de noviembre, se conoció que hay más documentos impagos por Petitti.
En estos momentos la información del BCRA da cuenta que son ya 63 los valores rechazados. A lo conocido deben sumarse: el 5/12 por $ 600; el 9/12 por $ 1.200; el 10/12 por $ 5.000; y el 11/12 los tres restantes por $ 4.132, $ 920 y $ 425 respectivamente. Todos ellos carecían de fondos al ser presentados al cobro.
Así las cosas la diputada tiene deudas con el Banco de La Pampa; GE Compañía Financiera S.A.; Banco Santander Río; Banco Nación Argentina y Compañía Financiera Argentina S.A.
El total de cheques que le rechazaron a Petitti son 63 por un monto total de $ 217.120,30.
La semana anterior desde el entorno de la legisladora se había dejado trascender que un estudio jurídico con asiento en General Pico estaba trabajando en un concurso de acreedores que se iba a cerrar el 24 de diciembre, pero del que nada se informó. Paralelamente Petitti en breves palabras con un productor de Radio Noticias había expresado que el bloque la apoyaba, pero quedó claro que esa decisión no era unánime porque al menos una colega, Claudia Giorgis, dijo bien clarito que no avalaba su actitud. Sí fue más indulgente Adrián Pepino que creyó leer que el radicalismo con su protección a Petitti preservaba la “salud” del Frepam.

Nada más que un plazo.
Más allá de la cuestión institucional y la disciplina partidaria -después de la reunión en la que estuvieron Mauro Pildaín, Juan Carlos Marino, Daniel Kroneberger, Francisco Torroba, Juan Carlos Passo y los diputados de la UCR-, se sabe que precisamente la robustez del bloque del Frepam es la que estaría en juego.
Los propios legisladores radicales no salieron para nada conformes de ese cónclave -Julio Bergués, el presidente del bloque, no pudo manejar la situación y tuvo que recurrir a una reunión “ampliada”-, y se fueron mascullando por lo bajo que la pausa durará “nada más” que hasta que se reanude la actividad legislativa, allá por marzo del año próximo.
Ese es el plazo del que dispondría Silvia Alicia Petitti para poner sus cuentas en orden. Es decir que dispone de un apoyo condicionado a que logre pagar sus deudas, lo que algunos pusieron en duda visto que los valores sin respaldo siguen ingresando y el Banco Central toma debida cuenta de eso. Los que cuestionan por lo bajo a Petitti no pierden de vista que hoy es, paradójicamente, la tesorera del bloque del Frepam, y casi con seguridad tendrá que dar un paso al costado en ese cargo.
Se conoce que el día previo a la “cumbre” radical Petitti tenía pensado -y así lo habría expresado- tomarse una licencia hasta tanto pudiera aclarar su situación. Pero eso implicaba -la licencia- nada más que la ausencia en las sesiones, y a un diputado no se la puede reemplazar salvo por renuncia o fallecimiento.
Es decir que ese hubiera sido nada más que un gesto político destinado a la opinión pública.
A esta altura de los acontecimientos ya nadie duda en afirmar que Petitti habría caído en manos de usureros con los que tuvo que pactar por cifras escandalosas en cada oportunidad que tuvo que renovar un préstamo, lo que la habría colocado en una circunstancia de la que no pudo zafar. Un alto dirigente radical mencionó que la diputada debió hacer frente a intereses impúdicos por una determinada cantidad de dinero.

¿Y el bloque?
Aunque el radicalismo actuó pensando en preservar el bloque -y no faltan los que apuntan que tampoco quieren dejar otra banca en manos del Fregén, como sería el caso de María Celeste Magnano, que sigue en la lista sucesoria-, nada garantiza que en marzo cuando vuelvan las sesiones todo va a seguir igual.
¿Será cierto que un legislador radical tiene pensado dar un paso al costado si la situación persiste?, ¿Claudia Giorgis aceptará continuar como si nada hubiera ocurrido?, ¿Podrá Bergués continuar al frente de una bancada que no le responde ciegamente?
En un momento dado, en estos días, alguien razonó que podría ser que el bloque del Frepam perdiera tres escaños. Petitti si tuviera que irse; otro que pudiera renunciar; y alguien que decidiera marcharse y constituir su propio bloque. ¿Una visión tremendista? Puede ser, es probable que la sangre no llegue al río. Todo dependerá de cómo la diputada piquense resuelva sus problemas.

La opinión de Torroba.
El intendente santarroseño, Francisco Torroba, opinó que “el receso legislativo debe ser aprovechado por la diputada Silvia Petitti para ordenar su situación”.
Torroba sostuvo que cuando llegó a la reunión “a la que fuimos convocados carecíamos de toda la información”, y admitió asimismo que “es posible que la real situación (de Petitti) no sea conocida por la dirigencia”.
“Si ella resuelve su situación con la venta de la casa, y levanta la totalidad de los cheques (podría seguir)… sabemos cómo esa deuda se ha generado”, dijo el jefe comunal.