Inicio La Pampa "Neoliberalismo nunca más", dijo CFK en el acto

«Neoliberalismo nunca más», dijo CFK en el acto

ANTE UNA MULTITUD DE MAS DE 20.000 PERSONAS, ALBERTO FERNÁNDEZ LE PIDIO A MACRI QUE NO MIENTA

Cristina Fernández fue la figura principal en el acto del Frente de Todos en La Pampa y su discurso fue el más vivado por las miles de personas que llegaron de todo el país pero sobre todo desde la provincia de La Pampa para escuchar a la fórmula presidencial que encabeza Alberto Fernández. Habló 14 minutos donde en varias oportunidades se refirió al gobernador Carlos Verna e incluso aclaró que “ni él ni nadie” la había mandado jamás a lavar los platos.
Desde el mediodía e incluso antes muchas personas se llegaron al Parque Don Tomás para el acto del Día de la Lealtad. Fueron los que lograron la mayor proximidad con el escenario mayor, donde la exjefa de Estado hizo su aparición a las 18.58, caminando por la calle Raúl Alfonsín, junto a Alberto, para luego subir al escenario por la parte posterior y saludar al público presente.
Para entonces, ya estaban sobre las tablas Verna, Sergio Ziliotto, Juan Manzur, Alberto Rodríguez Sáa, Roxana Bertone, Gildo Insfrán, Gustavo Bordet, Gerardo Zamora, Sergio Uñac, Sergio Casas, Mariano Arcioni, Hugo Pasalacqua, Axel Kicillof, José Luis Gioja, Felipe Solá, Daniel Scioli, Anabel Fernández Sagasti, Hernán Pérez Araujo, Carmina Besga y María Luz Alonso.
“Miren qué poncho pampeano. Me lo regaló el gobernador. Es de una artesana pampeana, Elvira se llama”, comenzó Cristina a las 19.21. Luego aceptó el convite de Verna y desmintió que alguna vez el pampeano, cuando ambos eran senadores, la hubiera mandado a lavar los platos. “Y la verdad es que nunca me mandó, ni él ni nadie, a lavar los platos. Ni él ni nadie. Pese a que hay mucho machirulo suelto últimamente”, soltó en irónica alusión al actual presidente Mauricio Macri.

Lectura matinal.
“Hoy cuando me levanté por la mañana –a mí me gusta mucho cuando voy al país profundo tomar los diarios del lugar, leerlos–, tomé el diario LA ARENA, de acá, con más de ochenta años, y la verdad que leí una editorial importante, en la línea de lo que decía recién Carlos (Verna): el neoliberalismo nunca más en nuestro país”, sostuvo.
Ayer, en su página 8, este diario publicó una editorial titulada “Nunca más el neoliberalismo”. “Esta es la tercera experiencia neoliberal que sufre el pueblo argentino”, dijo CFK. Las dos anteriores, mencionó, fueron la última dictadura militar y “la década del noventa”. Sobre esta última afirmó: “Debemos reconocer que los partidos populares y democráticos fueron también cooptados por esto”. Luego volvió a centrarse en el macrismo y consideró que la novedad que traía era que, por primera vez, la Argentina parecía “atendida por sus propios dueños”.

Equívocos.
“Debemos plantearnos en qué nos equivocamos para que esto pudiera suceder una vez más en Argentina. Creo que muchas veces trabajan internamente para dividirnos y para enfrentarnos y para hacerle creer a compañeros y a compañeras que es posible el destino individual por fuera del destino del conjunto, y la verdad que lo sucedido nos debe hacer comprender de una buena vez y para siempre que la unidad no es una declaración”, añadió.
“Cuando uno miraba la TV, leía los diarios o escuchaba la radio, parecía que venían a quedarse por cien años, parecían eternos. Sin embargo, pudimos de a poco ir reconstruyendo la unidad del campo popular, con inmenso trabajo y gran sacrificio, porque en estas luchas se entregan muchas cosas, demasiadas tal vez, pero quiero decirles que cada vez que me atacaban, cada vez que parecía que iban a terminar con nosotros, yo tenía el amor de ustedes y la memoria de él, de mi compañero”, dijo emocionada. En ese momento, el público aplaudió y vivó a Néstor Kirchner, cuya imagen aparecía en las pantallas gigantes.

La unidad.
Cristina recordó una fecha como el momento en que se juramentó trabajar por la unidad para devolver al peronismo al poder. Un 28 de diciembre del 2017, en una plaza de Avellaneda, durante un acto. “Me comprometí a hacer lo que tenía que hacer para que el 10 de diciembre de 2019 hubiera otro argentino sentado en la Casa Rosada”, dijo.
Pero fue prudente al asegurar que la unidad lograda no implicaba que todo estaba ganado. “Han desvastado el país, lo han vuelto a endeudar, han vuelto a empobrecer a los argentinos, hemos retrocedido en apenas cuatro años… (…) No perdamos el tiempo y tengamos la serenidad y sobre todo el amor que va a exigir la reconstrucción de lo que se ha destruido”, sostuvo.
Con el público pidiendo que siguiera hablando, Cristina cerró su discurso a las 19.35 y le cedió la palabra a Alberto Fernández. “Gracias a todos y a todas”, se despidió.

«Cristina significa la esperanza»
Lo que sucedió ayer es quizás uno de los acontecimientos políticos más importantes que vivió el pueblo pampeano en los últimos años. Miles de personas se movilizaron hasta el predio de la Laguna Don Tomás para asistir al cierre de campaña de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner y dar una verdadera demostración de apoyo y cariño.
La jornada comenzó temprano, desde las primeras horas del jueves los asistentes comenzaron a ingresar por la avenida Uruguay a puro bombo, banderas y alegría. En el «Día de la Lealtad» el tiempo acompañó y los que creen en algo dirán que «Dios es peronista» para explicar que el pronóstico cambió repentinamente y, luego de que se esperaran lluvias, el cielo se despejó y salió el sol salió para que se pueda disfrutar de «un día peronista».
Pasadas las 14, ya eran miles las personas que habían accedido al predio de la Laguna para escuchar a los candidatos. Aunque muchas de ellas hicieron cientos de kilómetros solo para verla a ella, a Cristina. Y eso demuestra el sentimiento que despierta en el pueblo, algo que muy pocos dirigentes han podido lograr.
Las razones son muchas, pero lo cierto es que CFK se transformó en una dirigente indiscutible para los humildes, para los sectores populares. Y lo que despierta en la gente es un sentimiento de amor que remite a lo que significó la figura, nada más y nada menos, de Evita.

«Es la esperanza».
Si hay una palabra para describir lo que genera en el pueblo es amor. Se trata de un sentimiento que no se ha podido destruir, a pesar de los diversos y constantes esfuerzos de la derecha argentina. Es un sentimiento que se arraigó fuertemente en un sector de la población que va a estar agradecida siempre por los derechos que adquirió.
Así se vio reflejado en las expresiones de las personas que asistieron al acto. «Cristina significa la ilusión para mucha gente que la está pasando muy mal. ¿Cómo la definís en una palabra? Es mujer, fuerza, inteligencia, sensible… Y, sobre todo, la esperanza «, sostuvo Beatriz, que llegó desde Bahía Blanca para asistir al acto.

Alegría.
Durante toda la tarde, el ambiente estuvo cargado de la inmensa alegría que expresaba el público presente, ciudadanos hartos de las políticas de hambre y exclusión que vieron la posibilidad en la fórmula del Frente de Todos de revertir la situación y recuperar la calidad de vida y los derechos que el actual gobierno nacional que encabeza el presidente Mauricio Macri les quitó.
Así lo expresó Fabián, un padre de 54 años que vivió el acto «re bien, re contento… Esperando que el 27 obtengamos el triunfo otra vez así podemos estar todos bien los argentinos».
«Con Cristina estuvimos siempre bien, hoy no les falta la comida pero tenemos que cortar muchas cosas que no les podemos dar a nuestros hijos», agregó.

«Que cambie todo esto».
Durante la jornada no faltaron los tradicionales cantitos alusivos al gobierno nacional, particularmente al presidente Mauricio Macri. También, durante la tarde, en repetidas ocasiones se escuchó el «vamos a volver».
A pesar de la tristeza y de la bronca que se acumuló en el pueblo durante estos cuatro años, la gente decidió expresarse con alegría «para que cambie todo esto».
Miguel es un jubilado oriundo de Neuquen. Con 76 años, viajó cientos de kilómetros para unirse «con la compañera Kirchner», porque es «la única que nos puede salvar de este gobierno».
«Yo soy jubilado, estoy con la mínima y ya no me alcanza para vivir. Cristina significa mucho para mí… Su esposo (en alusión a Néstor Kirchner) me dio un proyecto para criar pollos y después con este otro gobierno me lo quitaron y me dejaron en la calle. Estoy agradecido con Néstor y con Cristina, porque me dieron un proyecto y vivía bien, pero ahora no nos alcanza ni para comer», graficó.

«Amor recíproco».
La llegada de Alberto y Cristina al escenario principal desató los gritos y el canto de todo el público presente. A su vez, cuando Cristina tomó el micrófono le costó arrancar con su discurso debido a que la gente no paraba de gritarle y transmitirle mensajes de cariño que la interrumpían constantemente y a los que ella respondía con la gracia que la caracteriza.
Luego, un poco más calmada, la gente siguió atenta sus palabras y se emocionó hasta las lágrimas cuando en un pasaje recordó a Néstor Kirchner.
La propia Cristina fue la que mejor describió el vínculo que la une con sus seguidores. Se trata de una relación «de amor recíproco e invencible», donde en este contexto particular quedó en claro que es ella la que representa la esperanza y la ilusión de cambiar la difícil realidad que atraviesa el país.

No faltó el choripán
En el acto de cierre de campaña del Frente de Todos no faltaron los clásicos vendedores de merchandising, alimentos y bebidas, entre ellos el tradicional choripán. Incluso, algunos de ellos le daban un toque humorístico a las ofertas, ofreciendo “Panchos, los que come Kicillof” o “Agua mineral, la que toma Cristina”.