Inicio La Pampa "A lavar los platos"

“A lavar los platos”

Los docentes universitarios y preuniversitarios federados en la Conadu Histórica comenzaron el pasado lunes una medida de fuerza que se extiende hasta el 30 de marzo. En ese marco, ayer se llevó a cabo la jornada central de protesta y, en la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), la Asociación de Docentes Universitarios (ADU) concentró en las escalinatas de la casa de estudios acompañados de investigadores del Conicet, que reclamaron lavando platos.
El secretario general de ADU, Santiago Audisio, explicó que las medidas de fuerza se deben a “los retrasos que tenemos en nuestra recomposición salarial. Todavía no ha terminado de negociarse la paritaria del año 2018, desde la semana pasada se está queriendo cerrar pero siempre con ofertas que no satisfacen a los docentes y a la Conadu Histórica en particular”.
“Estamos con un salario que, por más que se arregle ahora, va a quedar con 11 puntos de diferencia con relación a la inflación de 2018 y todavía resta iniciar las negociaciones para la paritaria del año 2019, que ya la Conadu Histórica va a solicitar un 35%”, afirmó a Radio Noticias.
En ese sentido, indicó que “la situación en la que estamos, lo relegado que está nuestro salario, lo afectada que está la educación pública universitaria y preuniversitaria ameritó que tomáramos esta medida de fuerza que comenzó el lunes. En la asamblea que hicimos surgió poner especial énfasis en actividades de visibilización más que cese de actividades, pero bueno hoy (por ayer) confluye un paro de actividades en La Pampa y a nivel nacional es el día de mayor intensidad de manifestaciones que va a haber en las 27 universidades donde se encuentra la Conadu Histórica”.

Reparto discrecional.
Audisio señaló que la Secretaría de Políticas Universitarias “presentó un proyecto que recortó mil millones al presupuesto total” que poseen las Universidades Nacionales. Este monto, se encuentra a “a disposición de la SPU y no de las universidades, lo aplicará de forma discrecional a los programas y universidades que a ellos le interesen”.
“Acá va a depender del acercamiento que tengan algunos rectores con el gobierno. Por otro lado, en la distribución, la UNLPam esperaba un aumento presupuestario del 33% y obtuvo un 22% cuando la inflación de este año ya está superando el 35%”, explicó el dirigente gremial.
A su vez, sostuvo que esto pone en riesgo el funcionamiento de la UNLPam debido a que, sumado al aumento de los servicios, existen insumos que se destinan a la investigación y que su valor está dolarizado.
“Entonces, ese gasto corriente que tiene la universidad va a estar cada vez más afectado porque se dispara el dólar, aumenta la nafta y la universidad traslada a sus estudiantes, incluso para que asistan a clases”, añadió.

“Año difícil”.
Por otro lado, el secretario general de ADU resaltó que han conversado con autoridades de distintas facultades, quienes manifiestan que “va a estar difícil este año administrativamente” y agregó al estado de situación que “los docentes estamos cobrando salarios no remunerativos y no bonificables”.
“Estos aumentos que comenzaron con la paritaria de abril del año pasado, desde esa fecha nos pagan salarios no remunerativos y no bonificables. Son todos montos en negro”, denunció. De esta manera, lo que se cobra por zona patagónica “no es lo que corresponde, no estamos recibiendo las bonificaciones por títulos de posgrado y los aportes jubilatorios para jubilarnos como corresponde”.
Además, Audisio aseveró que “las becas Progresar están congeladas” y que las familias de los y las estudiantes que asisten a cualquiera de las seis facultades de la UNLPam “están enfrentando gastos muy importantes”.
“Nosotros también lo tenemos en cuenta”, expresó Audisio y enfatizó en que “a lo que nos somete el gobierno es a una agonía”.