Inicio La Pampa A medio siglo de los últimos normalistas

A medio siglo de los últimos normalistas

PROMOCION 1969

Hace 50 años se recibía en la Escuela Normal de Santa Rosa, la última camada de Maestros Normales Nacionales, un título que habilitaba a jóvenes de 17 años a dar clases en escuelas primarias.
Es por eso, que algunos de los ex alumnos y alumnas, que en total eran 90 repartidos en dos cursos, se reunirán este fin de semana para festejar el medio siglo desde el egreso en 1969. En primer lugar, mañana a las 19.30 horas en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima realizarán una misa dedicada a los compañeros y compañeras fallecidos.
El sábado al mediodía será la gran celebración, que los reencontrará en la rural para almorzar y recordar juntos aquellos años de aprendizajes, aventuras y por qué no, algunas macanas.
«Cumplimos 50 años de egresados como Maestros Normales Nacionales, última promoción con lo que eso significa, después cambió todo el sistema», explicó Rafael Baraybar, uno de los egresados. «Nosotros salíamos a los 17 años habilitados y capacitados para estar al frente de un aula, cosa que se cumplió enseguida en muchos casos. Nos recibimos en el 69 y en el 70 ya estábamos dando clases», recordó.
«Yo estuve siempre asombrada de cómo nos formaron, tuvimos muy buenos profesores», comentó Mirta Pereyra. Entre los docentes, nombraron a referentes como Vicente Marquina, Mary Lordi de Rodríguez, Mari Urquía, Muruma Lucero y Julio Colombato. «Julio era lo más, un gran docente», coincidieron todos. «Julio lo que hacía era promover el asombro y la comprensión de algunas cuestiones. El trabajaba mucho con los saberes previos, con lo que nosotros pudiéramos deducir de algunos datos que nos daba él, que daba geografía, pero sus clases abarcaban mucho más», expresó María Cristina Alvarez.
«Yo me sentía formada pero no me sentía capacitada para mantener una motivación en los chicos. Con el tiempo me di cuenta que lo mío era el secundario, así que recién di clases cuando me jubilé en la administración pública en Buenos Aires», opinó.

Los oscuros 70.
Los alumnos de la Escuela Normal, hasta el año 1969, cursaban las materias generales como historia, matemáticas, geografía; y también las pedagógicas donde realizaban prácticas. «En 4º año teníamos observación y en 5º hacíamos las prácticas en las escuelas», detallaron.
Así como en los 60 se trabajaba mucho de forma grupal en los cursos, donde cada uno participaba, opinaba, escribía y discutía para llegar a las conclusiones generales, en los años que siguieron al egreso muchos de estos estudiantes continuaron juntándose, charlando y funcionando como un grupo, aunque reducido por la vida de cada uno.
«Nosotros trabajábamos mucho en grupo, cosa muy novedosa para los años 60. Realmente era en grupo, no repartirse tareas y listo», aclaró María. «Nosotros nos venimos juntando hace 50 años, dos o tres veces por año, con más o menos cantidad de compañeros aunque siempre estamos el elenco estable», aseguró Alvarez entre las risas cómplices de Mirta y Rafael.
«Por ahí tenemos nuestros vaivenes, tenemos nuestras diferencias ideológicas, intereses.
Los 70, además de lo terrible de la desaparición de las personas y las torturas, hicieron un corte generacional en un montón de cuestiones que tienen que ver con transferir cosas. Cuestiones que por miedo se cortaron y en la educación fue igual», analizó la docente.
En base a esta idea, Rafael recordó que en el 77 se recibió de profesor de secundario, pero que decidió no dar clases. Eran años nefastos para la Argentina, y ser un docente joven y «progre», podía terminar de la peor manera. «Decidí no dar clases porque todo lo que yo había visto e incorporado en el secundario no lo podía mencionar. Yo daba clases en el Domingo Savio y usaba barba, imagináte».
Por su parte, Mirta pudo estar lejos de estas situaciones de riesgo ya que en la época de la dictadura daba clases en una escuela de chacras a donde asistía una comunidad de coreanos.

Un lazo de unión.
A modo anecdótico, entre las alumnas de esa promoción de 1969, se encontraban la actual ministra de Educación, María Cristina Garello; la senadora nacional Norma Durango; y la presidenta de OMEP (Organización Mundial para la Educación Preescolar), Mercedes Mayol.
«Hay un lazo que nos une. Aunque no nos veamos seguido, nos cruzamos y nos saludamos, hablamos, tenemos nuestro grupo de Facebook y de Whatsapp», contó Mirta.
Finalmente, María recordó que del 78 al 80 fue correctora del diario LA ARENA, que en ese entonces se encontraba en la calle 25 de Mayo. «La Escuela Normal me sirvió para ser correctora de LA ARENA. Don Raúl (D’Atri) me tenía cortita con los escritos que llegaban desde México enviados por Ricardo Nervi», rememoró.