Inicio La Pampa A prisión por daños y lesiones

A prisión por daños y lesiones

La jueza de audiencia santarroseña, Alejandra Flavia Ongaro, condenó en un procedimiento de juicio abreviado a Gustavo Sebastián Schulmaister a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, como autor material de los delitos de daño simple y lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente, en concurso real con amenazas simples, hechos valorados en el marco de la ley 26485 de Protección Integral contra las Mujeres.
A su vez, como tenía dictada otra pena en suspenso, le revocó su condicionalidad y le unificó ambas en una pena única de siete meses de prisión de cumplimiento efectivo. El abreviado fue acordado entre el fiscal Andrés Torino, el defensor oficial Pablo Andrés De Biasi y el imputado, un albañil de 29 años. La damnificada, al ser informada, dio su consentimiento.
Con las pruebas reunidas durante la investigación fiscal preparatoria, se acreditó que el jueves 6 de este mes, a la madrugada, al regresar de un acontecimiento familiar, el acusado, que estaba en «en estado de ebriedad», se tornó agresivo y daño el celular de su pareja al arrojarlo contra una mesa.
En el contexto de una primera discusión, Schulmaister «le dirigió expresiones amenazantes», entre ellas que iba a matarla. Luego, mientras la mujer se disponía a acostarse, el imputado se «tornó nuevamente agresivo e intentó agredirla físicamente», lo que fue impedido por la intervención de la hija de la víctima.

Agresión a su pareja.
Según el fallo, «como respuesta a ello, Schulmaister arrojó una silla de madera contra ambas, impactando contra el cuerpo de su pareja y provocándole lesiones en los brazos de la mujer. De inmediato, el acusado la tomó de los cabellos y la arrastró hacia la puerta. Ella corrió hacia el exterior de la vivienda, en tanto el agresor comenzó a arrojarle piedras y palos que impactaron contra su cuerpo de la mujer». La situación cesó cuando -por una llamada de la hija- llegó la policía y aprehendió al acusado.
Schulmaister, en otro abreviado, ya había sido condenado por el juez de control, Gabriel Tedín, el 27 de junio del año, a siete meses de prisión en suspenso por lesiones leves calificadas por la relación de pareja y hurto simple, en concurso real y en el marco de la ley 26.485.
En ese proceso se demostró que también estando ebrio golpeó violentamente a la misma persona y se fue del lugar llevándose un celular de la víctima.
Finalmente, Tedín dispuso que se le haga saber a la damnificada los alcances del artículo 11 bis de la ley 24.660, acerca de si quiere ser informada de eventuales presentaciones que haga la defensa para que el agresor pueda obtener algún beneficio antes de que concluya la pena (libertad condicional, arresto domiciliario, etcétera).