Crimen de Diego Loza: uno de los detenidos enfrenta la pena de prisión perpetua

CRIMEN DE LOZA

Quedó formalizada la acusación a los jóvenes sospechosos del asesinato a Diego Loza. Están imputados por homicidio triplemente agravado con alevosía, participación de más de una persona y uso de arma de fuego.
La audiencia se realizó ayer en las primeras horas de la tarde, en una de las salas del Centro Judicial, donde el menor de 17 años declaró y dijo no estar implicado en el asesinato, mientras que Walter Rojas Pedraza, de 22 años, se mantuvo en silencio.
La jueza que está a cargo del hecho es Florencia Maza. María Cecilia Martiní es la fiscala que representa al Ministerio y lleva adelante la investigación, y Silvina Blanco Gómez es la abogada defensora del mayor de edad.
Durante la audiencia, a la que no pudo asistir la prensa porque había un menor de edad, Martiní pidió que se extraigan muestras de ADN para cotejarlas con objetos hallados, como el arma homicida, que fue encontrada en el lugar del hecho.
La fiscala Martiní no dio muchas precisiones sobre el caso. En la mayoría de las consultas no quiso revelar particularidades de la reciente investigación, pero dijo, en relación a la permanencia de los imputados en el departamento durante dos días y la posibilidad de que hayan vendido algunas pertenencias por Facebook, que “hay algunas cosas de esas que se presuponen, pero no puedo precisar ninguna de las circunstancias”.
En tanto, afirmó que Diego Loza “falleció unos días antes de que se produjera el hallazgo”, y aseguró también sobre los acusados que “varios rastros encontrados en el lugar del hecho y registros fílmicos de comercios de la zona permitieron identificarlos”.
“Estamos trabajando con el laboratorio de genética del Ministerio Público Fiscal”, contó.
La jueza Maza determinó la prisión preventiva para el imputado mayor de edad, hasta que finalice la investigación. Asimismo, dispuso que el adolescente de 17 años sea enviado, mientras tanto, al Instituto Provincial de Socialización de Adolescentes (Ipesa)

La defensa.
Silvina Blanco Gómez representa al acusado mayor de edad, imputado por homicidio triplemente agravado. En diálogo con LA ARENA, la abogada dijo que “esta causa va a terminar en juicio, no hay otra opción, y máxime con esta calificación que es de homicidio por varios agravantes, pero todo confluyen en una perpetua, porque se encuadró la alevosía y la participación de dos personas”.
Sobre la audiencia, contó que “aconsejé que lo mejor que podía hacer era no declarar ahora, que está en plena investigación, fue un consejo técnico que le di”. También, manifestó que está “a la espera de cómo sigue la investigación para ver cómo se arma la defensa”.
En tanto, contó que el joven “está tranquilo, por lo menos en el ratito que lo asistí, se lo vio normal, no advirtió nada anormal, o que llame la atención”, y que “es un chico que no presentaba causa ni antecedentes penales, ni nada por el estilo”.

El hecho.
El sábado pasado, por la tarde/noche, las dos personas imputadas habrían ingresado al departamento de Diego Loza, en la calle Emilio Zola y Luro, del barrio Villa Santillán. Mientras la víctima se encontraba en el baño, lo habrían sorprendido y allí mismo le habrían disparado tres veces: una bala dio en su pie izquierdo, otra en su codo, y la última en su boca, lo que provocó su muerte.
A continuación, se presupone que los implicados depositaron el cadáver en el balcón, maniatado debajo de una parrilla, y cubierto por una mantas. También, se especula que permanecieron todo el fin de semana en ese mismo lugar.
Asimismo, hay versiones que indican que se dieron tiempo para vender las pertenencias de la víctima por Facebook, y que, además, se dirigieron a una rotisería del barrio a comprar empanadas, y volver al departamento.
El lunes a las 22 horas fue hallado el cadáver por agentes de la Seccional Tercera, luego de que la familia realice la denuncia, tras ausentarse de su trabajo en la municipalidad. A las pocas horas, los sospechosos fueron encontrados: uno en una obra de construcción, donde pasaba las noches, y otro en un domicilio de la calle Tomás Mason.