Acusado, Murray dijo que dormía, para zafar del crimen de Pérez

DEGOLLADO EN LA CELDA

La muerte de Facundo Nicolás Pérez quedará marcada en la historia de las planas policiales pampeanas. El joven de 24 años estaba acusado de haber asesinado a su ex novia, Flavia Fernández (22), quien fue hallada sin vida el pasado miércoles cerca del mediodía en una casa de la calle Jujuy al 1100, en Santa Rosa.
Pérez fue detenido al día siguiente del hallazgo y la Fiscalía de Delitos que Impliquen Violencia Familiar y de Género lo acusó el viernes de “Homicidio doblemente agravado por haber sido cometido contra la ex pareja y por darse en un contexto de violencia de género” y fue alojado en la Brigada de Investigaciones para luego ser llevado a la Alcaldía de esta ciudad.
Tan sólo dos días después, el joven amaneció muerto. Pero en el medio pasaron muchas cosas. El sábado, en principio, habría mantenido una pelea con un interno -hasta ahora desconocido-. Las heridas recibidas motivaron una visita al hospital Lucio Molas, adonde fue atendido. Pérez resultó con golpes en el rostro y en la cabeza y una vez que le curaron esas lesiones fue trasladado de nuevo a la dependencia de la calle Liberato Rosas.
Allí fue alojado en una celda a la que denominan “especial” y que está en el Pabellón Oeste de la cárcel; donde son albergados los acusados de abuso y violencia de género, sólo que la celda está apartada del resto de los internos. Pérez compartió ese lugar con dos reclusos más: José Rodolfo Hernán Murray y Emanuel Santillán.
El primero de ellos es conocido por varios hechos delictivos. Tiene condenas por homicidio y abuso sexual, además de cargar sobre sus espaldas con algunas causas por drogas. El otro muchacho, de unos 20 años, cursa una prisión preventiva desde mediados del mes pasado. Está acusado de haber participado en el homicidio de Aldo Horacio “El Chueco” Fuentes, ocurrido a fines de enero.
Sólo ellos dos saben qué pasó entre la noche del sábado y las primeras horas del domingo, momentos antes de que Pérez fuera encontrado muerto. El chico tenía un corte en su cuello y si bien desde un principio se indicó que se trataba de un suicidio, la Justicia desestimó esa hipótesis horas después, cuando se conocieron los resultados preliminares de la autopsia.
Es por ello que Murray y Santillán son los principales sospechosos de haber asesinado al joven acusado del femicidio de Flavia Fernández.

Audiencia.
Ayer a la mañana la fiscal María Cecilia Martiní, que encabeza la investigación; y los abogados particulares de los dos internos acusados, acordaron reprogramar la audiencia de formalización y decidieron que se lleve a cabo hoy en la Ciudad Judicial. Será a las 9.30 horas y allí se espera conocer muchos aspectos de lo que ocurrió dentro de la celda.
Previo a que se llegue a esta decisión, hubo un importante movimiento en la Alcaidía, lugar al que acudió una trafic de la Agencia de Investigación Científica (AIC) para llevar a cabo sendas diligencias en el lugar donde se encontró sin vida a Pérez.
Una fuente ligada a la investigación confió a LA ARENA que “la celda quedó clausurada. Había que verificar que no hubiese nada extraño, como roturas en el techo, lugares donde se pudieran esconder elementos… Y hoy (por ayer) se siguió inspeccionando, y continuará clausurada hasta que termine la causa”.
En este sentido se indicó también que “se secuestraron varias cosas, pero hay que hacer las pericias correspondientes”. Mientras tanto “el forense continúa trabajando y la Fiscalía descarta en principio el tema del suicidio”, continuó la fuente.

Declararon.
Murray y Santillán prestaron declaración en el MPF. “Los dos declararon”, aseguró la fuente consultada y agregó que “obviamente niegan lo ocurrido”. Trascendidos aseguraron que uno de los internos dijo estar durmiendo, y que en ese momento Pérez se quitó la vida: “Murray no lo dijo concretamente, pero dio a entender que estaba durmiendo. El otro chico… le echa la culpa a Murray”. Finalmente, una vez que brindaron sus testimonios, fueron puestos tras las rejas otra vez. “Ambos quedaron alojados en lugares distintos. La fiscal Martiní solicitó que no fueran alojados en un mismo lugar”, aseguraron a este diario.

Relevan a efectivo.
El jefe de la Policía de La Pampa, Comisario (R) Roberto Ayala, pidió un informe al jefe de la Unidad Regional, a cargo de la Alcaidía, para saber qué pasó durante la estadía de Pérez en esa cárcel. El informe, tal y como manifestó Ayala el domingo a este diario, fue entregado ayer al fiscal Juan Carlos Carola, de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, para que investigue, si es necesario, el accionar del personal policial.
Desde la fuerza no habían determinado que haya habido negligencia del personal. Sin embargo ayer Ayala confió a LA ARENA que se decidió relevar de sus funciones al oficial principal (de apellido Picco, y que estaba al momento de los hechos), “para que vaya otro oficial y se haga cargo del servicio y brinde la información que requieran de los distintos organismos. Lo hacemos para transparentar la investigación. No queda fuera de funciones, sólo cambiamos las funciones momentáneamente”, concluyó.

Femicidio: “la investigación sigue”
La muerte de Pérez, el principal acusado de haber asesinado a Flavia Fernández, no frena la investigación de los hechos acaecidos entre la noche del martes 4 y la mañana del miércoles 5, cuando la joven fue hallada sin vida en una habitación de una vivienda de la calle Jujuy al 1100. En cuanto a la causa, el fiscal Walter Martos, a cargo de llevar adelante la investigación, confió ayer a un cronista de este diario que “hay diligencias de apertura de celular, muestras de ADN, entre otras cuestiones, para corroborar las serias presunciones que teníamos en relación a este chico”. “Es una causa que continúa. Tenemos que demostrar que fue él para poder cerrar el caso. Si fue él habrá una resolución donde quedará probado por ciertos motivos que estaba involucrado. También quedará sentado que, como murió, la causa se deja en sobreseimiento, como prevé el Código Penal”, dijo el letrado.
Es un caso excepcional, sin dudas y hay preocupación porque el hecho pueda quedar en el olvido: “no será así, cuando se tenga todo se darán a conocer los resultados. Ahora se siguen las mismas diligencias como si el acusado estuviera en prisión preventiva. Se hacen análisis en elementos secuestrados y demás”. A modo de cierre, y sin dar mayores detalles, el fiscal indicó que la causa, al día de ayer, “tiene más indicios sobre su autoría”.

Acusado de abuso sexual
Además de los graves hechos que se investigan, el fiscal de Delitos contra las Personas, Oscar Cazenave, formalizó ayer su investigación contra José Rodolfo Hernán Murray, por “Abuso sexual gravemente ultrajante, cometido por amenazas con arma”. El caso investiga un hecho ocurrido durante el año pasado en una celda de la Comisaría de Catriló, adonde Murray habría agredido sexualmente a otro interno. La audiencia se llevó a cabo este lunes en la Sala de Audiencias Nº 2 de la Ciudad Judicial.