Agresión a una docente

GUIÑAZU MARIANI

La docente de la carrera de Abogacía en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam, María Guiñazú Mariani, nuevamente se vio involucrada en un hecho de violencia al agredir físicamente a otra docente jubilada. Guiñazú ya había agredido públicamente a quienes militan por el derecho al aborto legal. A su vez, cuestionó e insultó a otras mujeres por amamantar a sus bebés en público.
Una reconocida docente santarroseña, Margarita Bastián, denunció en las redes sociales que la polémica profesora la golpeó con una bolsa en la vía pública. En diálogo con LA ARENA, confirmó que los hechos ocurrieron el viernes y señaló que se cruzó con Guiñazú en el centro y le expresó de manera pacífica: “sos una vergüenza pública”.
“Pongo el acento en lo que significa esa persona dando clases, no en el golpe. Mi expresión está en un sumario instalado en la universidad. Lo que yo expreso de vergüenza pública es alguien dando clases que en una exposición de fotos por el Día de la Memoria dijo lo que dijo, que en la Escuela Primaria hizo lo que hizo y siga dando clases. Esta mujer fue cesanteada por el gobierno provincial. Es una vergüenza pública”, añadió Bastián.
En su relato, Bastián indicó que “sus improperios, irreproducibles, violentos, retumbaron por toda la calle Pellegrini, hasta dar certeramente un golpe en mi espalda, mientras caminaba”.
“No sé qué contenía la bolsa con que me golpeara porque me sigue doliendo. Sé que no puede educar y debería recibir algún tipo de contención”, continuó Bastián y agregó que en ese mismo momento Víctor Giavedoni, militante de Utelpa y del Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos, circulaba por el lugar y logró quitarla de su camino.
Bastián explicó que no realizará la denuncia penal y advirtió que “no es una cuestión de libre expresión. Esta docente, que reivindica el accionar de la última dictadura cívico- militar y califica de ‘asesinas’ a quienes defendemos el derecho al aborto, en contra de la libre lactancia… no puede estar en aula. Es una vergüenza pública en tanto siga ejerciendo y no se tomen medidas al respecto”.