Llave en manos

“Aguadas Alomar SRL” es un emprendimiento familiar que supo expandirse y se convirtió en referencia en la fabricación e instalación “llave en mano” de todo el sistema de aguadas para el campo. Da empleo a 18 personas y vende a otras provincias.
Año 2001, una fecha marcada a fuego en la historia reciente del país. “Un año hermoso para arrancar…”, dice Gastón Alomar (44 años) y se ríe al recordar el momento en que la empresa que manejaban papá Carlos y mamá Liliana decidió dar un paso más allá, apostar por más, justo cuando la debacle y el estallido económico y social de la Argentina era irremediable.
“Antes de dar ese paso se decidió ofrecer algo más: hasta ese momento la firma era una fábrica de premoldeados de hormigón que se llamaba Chacabuco. Nosotros después le adosamos todo lo que complementa a ese producto que ya se fabricaba, que es un negocio pensando en la venta e instalación completa de aguadas: hacemos todo, es con llave en mano. Hoy sigue siendo una empresa familiar, estoy yo al frente con mi papá a la par pero ese espíritu de emprendimiento familiar sigue vigente”, describe Gastón sobre el momento en que Aguadas Alomar SRL dio su primero pasos en un camino que, con los años, se consolidó y expandió hacia afuera de la provincia.
La empresa santarroseña tiene a disposición de los productores rurales el paquete completo: fabricación e instalación de aguadas y la venta de molinos, bombas, cañerías, grupos electrógenos. Y la nueva variante que se adapta a los tiempos de hoy: las energías alternativas, sobre todo con los paneles solares.
“En la actualidad hacemos mucho hincapié en todo lo que son las bombas abastecidas por energía solar. Son nuevos productos que entran al mercado y en pocos años toman gran importancia dentro de lo que es la actividad comercial. Se está haciendo un recambio muy fuerte en lo que es la extracción y rebombeo de agua. Ya pasamos por distintos escalones, primero los molinos con energía eólica y después los bombeadores. Cuando llegó la bomba sumergible se necesitó de los grupos electrógenos y hoy el reemplazo son los paneles solares desde donde tomás la energía del sol para extraer agua: se reduce el costo de esa extracción y el productor está incorporando esta nueva tendencia, se nota muy claramente”, explicó Alomar que es ingeniero agrónomo recibido en la Universidad Nacional de La Pampa.
El avance tecnológico se traduce, en el caso de los paneles, en otros beneficios: el equipo solar funciona automático y se puede, por ejemplo, controlar el ritmo y rendimiento de trabajo a través del teléfono celular.
“El equipo lleva un sensor de pozo, si hacés una inversión un poquito mayor, en un año lo amortizás. Son cambios tecnológicos que ya están instalados y hay que perderles el miedo, la realidad es que los equipos bajaron el costo y subió la tecnología. Hoy con el bluetooth de tu celular podés registrar los últimos dos meses: el ritmo de trabajo que tuvo el panel solar, si se apagó y prendió muy seguido en el día y cómo fue esa demanda de funcionamiento. Incluso hay equipos más sofisticados que reportan a una base para ver qué esta pasando. Es tal la prestación, que estos equipos ya se están dimensionando para alto caudal. Vine hace unos días de Salta donde dos equipos de la marca con la que trabajamos riegan toda una finca”.

En La Pampa y afuera.
Aguadas Alomar brinda trabajo en forma directa a 18 personas. Tiene clientes de toda La Pampa pero también del oeste de la provincia de Buenos Aires, del sur de Córdoba y del sur de San Luis. Y el oeste pampeano es el de mayor demanda, justamente allí donde el agua escasea y cada gota debe ser aprovechada al máximo.
“Cubrimos el ámbito regional y nuestro fuerte es el oeste pampeano, donde más se necesita el agua. La zona del caldenal, de la cría, de nuestra provincia, es una zona a la que llegamos sin problemas con logística y transporte. Nuestro principal cliente es el productor ganadero. Nosotros tenemos equipos de movimientos de suelos, de instalación de acueductos y equipos para instalación de tanques y bebederos completos. Toda la obra la hacemos completa, por eso decimos ‘llave en mano’. Y hoy el consumidor busca eso, que una sola unidad de trabajo se encargue de todo”, resaltó Alomar desde el local comercial de la avenida Circunvalación y Pestalozzi.

Compre Pampeano.
La producción de las aguadas se realiza en la planta que la firma tiene en el Parque Industrial santarroseño. Alomar tiene presencia en la Expo Pymes que el gobierno pampeano organiza cada dos años y va a las muestras agrícola ganaderas.
“Estuvimos en las últimas ediciones de la Expo y nos fue muy bien porque ahí se genera el contacto con el productor, entonces esa es una posibilidad que la firma tiene: hacerse visible en una gran vidriera”, señala Alomar que, a su vez, no deja pasar una herramienta muy importante que aporta el Banco de La Pampa: el “Compre Pampeano”.
“Es una posibilidad muy válida para el cliente, es un crédito beneficioso y por eso es una herramienta de financiación muy importante para el producto que fabricamos. A nosotros nos da muy buen resultado: te permite a vos poder salir a vender tu producto con otras posibilidades”, valoró Alomar, hermano de Mariano y Ana Paula, los otros integrantes de una familia que, desde el mostrador, acostumbró a sus clientes a entregar todo “llave en mano”.