Ahora le tocó a Toay

Los vecinos de Toay se vieron sorprendidos ayer a la tarde, cuando en aproximadamente diez minutos, las calles y veredas quedaron cubiertas bajo un manto blanco, como consecuencia de la intensa pedrada y granizo en seco que cayó en la localidad.
Pasadas las 18.30 se desató un fuerte temporal en la ciudad que produjo la caída de granizo. Las nubes comenzaron a formarse entrada la tarde y el color gris presagiaba lo que finalmente aconteció. Por 10 minutos, las piedras del tamaño de un huevo de paloma o una pelotita de golf, cayeron sobre la zona urbana y de quintas de la ciudad.
El temporal inició con una fuerte ráfaga de viento frío que antecedió a las piedras, y luego llovió. Las calles, veredas y esquinas de algunos barrios quedaron anegadas por acumulación de granizo. Rápidamente los vecinos salieron de sus casas y sacaron fotos, que fueron subidas a las redes sociales.
Hace unos días, pobladores de otras localidades pampeanas -como Mauricio Mayer y Chacharramendi- vivieron un fenómeno similar al que ocurrió ayer en Toay.