Alta adhesión docente al paro

EN TOAY LOS TRABAJADORES ESTATALES BRINDARON SERVICIOS

En la tercera ciudad de la provincia, el cuarto paro nacional de la CGT en contra de las políticas de ajuste del Gobierno de Mauricio Macri tuvo un alto acatamiento. Estaba contemplado que no funcionarían el transporte, la agencia del Banco de La Pampa, ni la estación de servicios. Tampoco hubo clases en la mayoría de los establecimientos educativos. Sí se registró que algunos pocos docentes dictaron sus materias, previa notificación en el cuaderno de comunicaciones, pero no contaron con una gran cantidad de asistentes.
En otro sentido, el comercio, en líneas generales trabajó con normalidad durante toda la jornada.

Públicos.
En contraposición, los trabajadores del municipio se volcaron en su gran mayoría a sus labores diarias. Sólo se advirtieron algunas adhesiones en el sector de Tránsito y del Juzgado de Faltas.
Debido a ello, sobre el mediodía se realizó una reunión en el corralón ubicado sobre la ruta 9 entre las autoridades municipales y los trabajadores de ésta y otras reparticiones comunales.
La misma estuvo encabezada por el intendente Ariel Rojas que se acercó junto a integrantes de su gabinete y señaló que el paro general expresa una disconformidad, “uno entiende que es un derecho y recibí la preocupación de muchos de ustedes de manifestar su disconformidad por las políticas que se llevan adelante desde el gobierno nacional”.
Ante unos 70 trabajadores, el mandatario sostuvo que “esa misma preocupación la entiendo y les agradezco el esfuerzo de trabajar entendiendo que el no hacerla implica algo que afecta al vecino en lo que hace a la prestación de servicios”.
En sus palabras, el funcionario argumentó que todos nos manifestamos en contra de las políticas nacionales que lleva adelante este gobierno, “nosotros somos los primeros a los que nos afectan estas crisis porque dejamos de percibir fondos que nos ayudan a cumplir con nuestras obligaciones y cuando las cosas no vienen bien lo primero que se deja de pagar son los impuestos, el municipio deja de recaudar y empieza a achicarse la rueda para luego dejar de cumplir con esos compromisos”.
“Son situaciones que nos generan mucho daño como provincia y como toayenses, y si alguien vino a trabajar apoyando al gobierno nacional está en todo su derecho porque la intención también es que nos podamos expresar todos libremente”, enunció ante la atenta mirada del grupo de trabajadores.

Sistema de Gobierno.
Durante el encuentro tanto funcionarios como trabajadores señalaron la grave crisis inflacionaria, el aumento de precios y la devaluación de los sueldos y del costo de vida como temas en común.
“Repudiamos este plan que lleva adelante el presidente (Mauricio) Macri porque nos hace muy mal, una de las empresas más emblemáticas de la provincia (Alpargatas), cerró sus puertas y muchos compañeros de Toay trabajaban allí. El despensero, se queja por el recibo de la luz, y el esfuerzo que realiza por mantenerse de pie es muy grande. A aquel que todavía no le afectó esta crisis, en buena hora pero seguramente lo va a hacer mañana, la próxima semana o el mes que viene”, comentó Rojas.