Inicio La Pampa Un amor nómade pampeano en búsqueda de nuevos sueños

Un amor nómade pampeano en búsqueda de nuevos sueños

Vanina Rodríguez y Amilcar Heimbigner son pareja desde hace más de cuatro años. Ella es docente de matemáticas y tiene su propio emprendimiento (Vanita Dibujadora); él es mecánico y tiene su propio taller desde hace 20 años; también es fotógrafo.
Cuando se conocieron, Vanina ya planeaba partir hacia otro destino que no fuera Santa Rosa; pero él estaba convencido de que esta ciudad sería su lugar por siempre.
Unos años más tarde, luego de una frustrada gestión de su casa propia, se plantearon la idea de dejar todo atrás (con todo lo que eso implica), y emprender una vida en continuo movimiento. Así fue que invirtieron en un colectivo Mercedes Benz del 63, modelo 11.12, y tomaron una de las decisiones más importantes de sus vidas: viajar en su casa sobre ruedas y que el destino los lleve a donde deba ser. De ahí en más, el proyecto familiar se llamó «Amor nómade».
Dejaron la casa que alquilaban y desde hace un tiempo viven en el colectivo, al que restauraron totalmente por dentro, ajustándolo a sus necesidades y hasta generando un espacio donde poder trabajar.
Con ellos también viajarán sus mascotas: los perros Ronco y Olivia, y las gatas China y Luna.
«La decisión también tuvo que ver con que mi hijo se iba a estudiar a Buenos Aires y quedábamos los dos solos acá. A mí no me ataba nada a Santa Rosa y los dos teníamos las emociones muy a flor de piel y salió esto… al mes teníamos el colectivo parado en la puerta», recordó Vanina entre risas en entrevista con LA ARENA.

Llegó el momento de partir.
Luego de algunas idas y vueltas, arreglos impensados y montos que no estaban previstos, llegó el momento de emprender el viaje, y el próximo lunes será el último día en que Vanina y Amilcar estarán en Santa Rosa, al menos hasta octubre.
«La idea es ir a General Pico a ver a la familia de Vani, después vamos a Córdoba Capital, y a algún otro pueblo de Córdoba. Tenemos paradas en casas de amigos, en Santiago del Estero, Tucumán y Salta. En Salta vamos a hacer base y ahí sí vamos a arrancar la prueba de vivir generándonos el dinero», detalló Amilcar.
«En Salta tenemos un amigo que nos está esperando y nos va a abrir la puerta del patio para que podamos quedarnos con el colectivo. Queremos aprovechar la parte turística de Salta y ver qué podemos hacer. Yo me voy con ‘Vanita’ y con todo el taller montado. En principio sería eso y después abiertos a lo que vaya surgiendo, porque por ahí uno tiene una idea pero nunca se sabe», expresó Vanina. «En octubre tenemos que pegar la vuelta porque tenemos que resolver unas cuestiones de trámites y ya después de eso la idea es partir para Latinoamérica, que tampoco tenemos definido si vamos a entrar por Uruguay, o si vamos a volver a subir y entrar por Bolivia. No tenemos mucha ruta armada porque la propuesta fue que nuestra vida y nuestro cotidiano diario sea esto, tampoco tenemos tiempos», aclaró.
«La idea es que cuando estemos acomodados a la vida andando, podamos ir a lugares donde no se llega tan fácilmente y poder llevar la fotografía y el dibujo», explicó Amilcar.

La parte difícil.
Pero no todo es tan simple como parece. «Amor nómade» no sólo incluye a Vanina, Amilcar y sus mascotas, sino que también viajarán con ellos todas las personas importantes que los acompañan en este sueño. Sus familias, amigos, alumnos y trabajos, serán algo difícil de dejar.
«Dejo una de las actividades que tengo que es ser profe de matemáticas, y la docencia es algo que me atraviesa y no me gustaría dejar de hacerlo. Dentro de los proyectos está generar una propuesta para escuelas o para centros culturales», contó Vanina.
En el caso de la artista, partirá dejando en Buenos Aires a su único hijo, Joaquín, de 19 años. «Está bueno que mi hijo no viva en Santa Rosa, igual es súper compañero, Joaco tiene una manera de ser muy mágica y nos está acompañando siempre. Tiene una solidaridad re grande con un sueño que no le pertenece. Sabe que la forma de acompañarnos es apoyándonos y sin planteos, la hace re simple», destacó. «El me dice que va a estar bien porque yo voy a estar bien, haciendo lo que queremos. Hasta dijo ‘yo prefiero tener un poco menos de plata y saber que vos estás haciendo lo que te hace feliz y no que estés trabajando con algo que no te gusta para darme plata’. Es un genio», dijo orgullosa y emocionada.
«También es difícil por los amigos y amigas que se quedan, los alumnos que me vienen haciendo llorar hace días. Me doy cuenta de que somos personas queridas».
Por su parte, Amilcar explicó que siempre pensó en quedarse en Santa Rosa y generar su espacio para vivir y trabajar. Sin embargo, cambió de parecer y hoy está a punto de cambiar el rumbo de su vida. «Están mis viejos que ya son grandes entonces por ahí a uno le cuesta dejarlos, pero ya está. También hace 20 años que tengo el taller entonces acomodar las herramientas ahora y saber que no las voy a acomodar más ya me pone mal», sostuvo.

Historias y fotos, en las redes
Amilcar y Vani crearon redes para estar comunicados continuamente con la gente que los quiere y que quiere «viajar» con ellos de alguna manera. Se los puede encontrar como Amor Nómade tanto en Facebook como en Instagram. Allí los viajeros compartirán fotos, historias, lugares y experiencias. «Está bueno esto de revalorizar La Pampa también, más allá de que hay otros viajeros, queremos contar de dónde venimos, de dónde somos, de esta provincia que por ahí no es tan conocida y nos parece fantástico llevar un poco de lo que es La Pampa», expresó Vani. «Yo siempre quise vivir en un lugar con playa, y ahora que me estoy yendo revalorizo mucho más mi lugar. Será que uno va creciendo y va echando raíces».
Este domingo, a partir de las 10, los chicos realizarán una feria de venta y trueque con todas las cosas que no se pueden llevar. En la esquina de Mariano Pascual y Pío XII, se encontrarán con sus allegados y con cualquiera que desee acercarse para despedirse. «Algunas cosas las vamos a vender y también vamos a hacer un trueque por cosas que nos sirven y necesitamos». Se podrá canjear alimento para perros y gatos, piedritas sanitarias para gatos, yerba orgánica, yuyos como manzanilla o cedrón, azúcar de mascabo, nueces, almendras y semillas, líquido para lentes de contacto, galletitas dulces, té, bolsa de agua caliente, pasta dental, rollos de cocina, papel higiénico, arroz yamaní, exprimidor de naranjas, rallador de manzanas y gas oil.