Anguil: el joven que huyó del control viajaba acompañado

FUE DETENIDO EN ZONA RURAL TRAS CUATRO HORAS DE PERSECUCION

La pareja y la pequeña hija del joven de Lonquimay que evadió un control policial el miércoles a la madrugada cuando corría picadas en Anguil, habrían estado en el auto en ese momento. El muchacho fue interceptado por la Policía en la zona rural, entre Uriburu y La Gloria, luego de cuatro horas de persecución. Cuando fue demorado iba solo, pero los efectivos sospechan que minutos antes, la mujer y la menor se pasaron al auto del padre del detenido, que fue identificado minutos antes.
La versión surgió a partir del relato de la mujer cuando fue a ver a su pareja a la subcomisaría de Anguil, donde permaneció cerca de 12 horas detenidos, imputado por una causa judicial -también se le labró un acta de infracción-. El curioso hecho está siendo investigado por la fiscalía de delitos contra las personas de Santa Rosa.

El hecho.
Fuentes de la subcomisaría local indicaron que el hecho se originó cerca de la 1.30, en la zona urbana anguilense. Un móvil policial observó a dos autos, VW Gol, que hacían picadas en el pueblo. Cuando intentó detenerlos, uno de ellos se fugó y fue seguido por la patrulla.
El Gol, color negro, tomó por la ruta nacional 5 hacia el este, y al llegar al cruce con la provincial 7, dobló hacia el norte. “En todo momento, el móvil policial trató de mantener distancia, porque el auto iba en zigzag por la 5, incluso apagaba las luces con el riesgo que ello implica”, señaló un vocero.
Agregó que una vez que el vehículo tomó la ruta 7 fue hasta casi la 10, pero allí había una patrulla de Colonia Barón, con lo cual giró, transitó hacia el sur, y fue hasta la Colonia La Carlota (al oeste, en jurisdicción de Mauricio Mayer). Allí estuvo varios minutos, y cerca de las 4 se sospecha cambió un neumático. Un móvil de Mayer fue alertado por la presencia de un auto en actitud sospechosa en zona de campos. Luego, por la 7, se dirigió hacia el este por un camino vecinal. Ahí pudo haber sido el momento que el padre del joven, que viajó desde Lonquimay en un Renault Logan, los auxilió, pasando a su auto a la pareja de su hijo y a su nieta.
Una patrulla identificó al vehículo, pero hasta ese momento no supo que el conductor del Logan era familiar del conductor que buscaban.

Atrapado.
Luego de cuatro horas de persecución por la zona rural, finalmente los vehículos policiales de Uriburu y Anguil interceptaron al Gol en inmediaciones de las rutas 12 y 3, ambas de tierra, entre Uriburu y La Gloria. “El auto ya presentaba daños evidentes porque el conductor lo llevaba al límite. En todo momento, cuando una patrulla se le acercaba, se evadía apagando las luces y circulando de esa manera. En todo momento puso en riesgo la vida de otras personas, principalmente cuando transitó por las rutas 5 y 7”, indicó la fuente oficial.

Intento de coima.
El joven infractor, según la policía, no estaba alcoholizado. Como agravante, agregó el vocero, cuando fue demorado por los móviles policiales “intentó coimear” a los efectivos, con 6 mil pesos que llevaba en el vehículo.
Al muchacho, que fue notificado en libertad tras permanecer 12 horas detenido, se le inició una causa judicial por “desobediencia y resistencia a la autoridad”, con intervención de la fiscalía de delitos contra las personas de Santa Rosa. Además, se le labró un acta de infracción por “maniobras peligrosas”. En tanto se le secuestró el auto.