Antenas en plazas: en el CD impulsan derogar la ordenanza

LA INICIATIVA LA PRESENTARA EL CONCEJAL MIGUEL BRAVO, EL UNICO QUE LA RECHAZO

La polémica por la ordenanza que autoriza la colocación de estructuras de soporte de antenas en los espacios públicos está lejos de haber concluido. Esta vez, no serán la Cooperativa Popular de Electricidad, ni el grupo de vecinos, partidos políticos, gremios y ONGs que amenazan con presentar un amparo, los que agitarán el tema, sino el único concejal que no apoyó la medida.
El edil del bloque Radical en Cambiemos, Miguel Bravo, presentará un nuevo proyecto de ordenanza para derogar la normativa que generó el revuelo. Lejos de la preocupación por el desembarco de Telecom-Cablevisión en el mercado del 4G santarroseño, el impulsor de la iniciativa cargará contra el Ejecutivo municipal con otros argumentos: que no haya antenas invadiendo los espacios verdes y cuidar la salud de la población.
El concejal fue esquivo ayer cuando este diario se comunicó para pedirle detalles de la propuesta. Si bien no ocultó su intención, aseguró que el martes llevará a una de las comisiones del CD a una persona que conoce del tema para exponer ante sus pares y que todavía necesita conocer la reglamentación de la ordenanza, que está en manos del Ejecutivo municipal. Recién entonces, terminará de darle forma a su proyecto de ordenanza.
Desde su entorno, dejaron trascender que ya está trabajando para reunir voluntades entre el resto de los concejales y concejalas, una tarea que no será fácil teniendo en cuenta que son los mismos que ya votaron favorablemente a la ordenanza anti-CPE del intendente Leandro Altolaguirre.
Desde el espacio de Bravo insistieron en que no existe una razón de corte ideológico para rechazar las antenas, sino una convicción de vecino respecto a que no deben colocarse esas estructuras en parques y plazas públicas u otros espacios verdes y que no hay nadie que pueda certificar que las radiaciones que emanan las antenas no sean perjudiciales para la salud de la población.
Respecto al objetivo recaudatorio que esgrimió el intendente para defender la medida, desde el bloque de Bravo creen que las empresas de telecomunicaciones son malas pagadoras (NdR: un ejemplo lo dio en su momento Multicanal con el canon por uso de espacio aéreo) y que el municipio “no es bueno controlando”.
La autorización para instalar estructuras autoportantes en los espacios públicos fue aprobada por el CD el 13 de septiembre, sobre tablas, en un tratamiento exprés. La medida generó un profundo malestar en la CPE que entendió que el gobierno de la ciudad estaba siendo funcional al lobby de Telecom-Cablevisión, la fusión de empresas que está desarrollando una política de inversión en todo el país para competir con Claro y Movistar en la telefonía celular.
El mismo día en que el CD aprobó la ordenanza, Telecom ingresó en la CPE un pedido de factibilidad técnica (suministro de energía eléctrica) para la instalación de cuatro de ellas en distintos puntos del radio urbano y periurbano de la ciudad. “Eso confirma que Telecom está detrás de la ordenanza”, dijo entonces el presidente de la entidad, Alfredo Carrascal.
La entidad solicitó desde entonces una reunión con el intendente Altolaguirre, pero éste no los recibió.