Antenas: Nocetti le apuntó a Marino

EL DIRIGENTE SUGIRIO QUE FUE EL NEXO ENTRE CLARIN Y ALTOLAGUIRRE

El expresidente de la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE) de Santa Rosa, Oscar Nocetti, sumó a un nuevo actor al affaire de las antenas de Telecom-Clarín en los espacios públicos de la capital pampeana. En una entrevista que se verá esta noche, por el Canal 2 de la TV cooperativa, el dirigente sugirió -sin nombrarlo en forma directa- que el senador radical Juan Carlos Marino fue el lobbysta que acercó al Grupo Clarín con el intendente de la ciudad, Leandro Altolaguirre, para que éste impulsara en el Concejo Deliberante local la ordenanza que habilitó la instalación de torres para antenas en los espacios públicos, algo que hasta la sanción de esa norma, el 13 de septiembre último, no estaba permitido.
Las sospechas sobre el lobby de la megaempresa de telecomunicaciones, recientemente conformada, se acrecentaron días atrás, cuando se conoció que el mismo día de la aprobación de la ordenanza, Telecom había presentado ante la CPE el pedido de factibilidad de provisión de energía eléctrica en once lugares de la ciudad, ocho de los cuales eran espacios públicos, tales como la plaza Antonio Skara, en el barrio Esperanza, y los terrenos de las vías del ferrocarril, a metros de La Usina.

Macrismo explícito.
“Este es un gobierno nacional que puede ser sintetizado económicamente en una frase: las pérdidas se socializan y las ganancias se privatizan. El macrismo, que es un gobierno de CEOs, de empresarios, tiene ese criterio. Las empresas nunca corren riesgos, como ocurre ahora con el gas natural”, comenzó Nocetti.
En ese contexto, manifestó que Clarín tiene un cierto enojo con el gobierno nacional, ya que si bien le aprobó la fusión entre Telecom y Cablevisión, la devaluación de estos últimos meses, que llevó el precio del dólar de 20 pesos a los 38 actuales, complicó el plan de inversiones del grupo que implicaba la compra de equipos en el exterior, a precio dólar.
“Telecom tenía una zona acotada en esta parte del país. Ahora se tiene que extender y necesita hacerlo con equipamientos que se pagan en dólares, pero Clarín, todo lo que cobra, todos los servicios que brinda, los cobra en pesos. Clarín tenía un acuerdo con el gobierno de que el dólar no se iba a disparar. Para la expansión de Clarín el dólar se iba a mantener en un precio razonable. Esta escapada del dólar no estaba prevista”, razonó.

Compensación.
En ese nuevo contexto, explicó Nocetti, la empresa porteña decidió realizar un ahorro en uno de los gastos más importantes que tiene la expansión: las redes. “Para esa infraestructura, tenés que comprar terrenos, tenés que pagar impuestos, tenés que negociar con los privados. Sea que lo pongas en la terraza de un edificio o en una parcela de tierra, es una enorme inversión. Entonces, en lugar de pagar los terrenos se buscó que sean los espacios públicos”, afirmó.
“Comenzaron por Córdoba, donde está el gobernador Juan Schiaretti. Es territorio amigo para Clarín porque Cablevisión y Telecom son monopólicos en esa provincia. Esa experiencia la llevaron a otras provincias y la trajeron acá. Pero, para avanzar, necesitan territorio amigo. Y un territorio amigo encontraron en la Municipalidad de Santa Rosa. Entonces le piden a la comuna que les ceda espacios públicos. ¿Por qué no compran terrenos o buscan terrazas, como hicieron las otras empresas? Quieren ir a las plazas, consolidadas o no, eso importa poco, porque no quieren invertir más, porque están en problemas”, sostuvo.

Lobby por apoyo.
Desde el programa La Parte y el Todo, donde se realizó la entrevista, le consultaron si la cesión de los espacios públicos se hacía a cambio de algo. En ese sentido, Nocetti lanzó la hipótesis vinculada a la intención de un senador pampeano por llegar a la gobernación de La Pampa. “Supongamos… Qué pasa si yo como empresa hablo con un senador y le digo: ‘Si querés ser gobernador de La Pampa conseguíme esto y yo te ayudo’. Es una hipótesis. Ojo que no venga de otro lado, como una necesidad política. Evidentemente algo a cambio se les daba, eso no es gratuito”, disparó.

“Yo no soy lobbysta”
El senador nacional Juan Carlos Marino negó en forma tajante haber realizado lobby alguno para la instalación de las antenas de Telecom en los espacios públicos de Santa Rosa. “Si Nocetti deja entrever que puedo ser yo, que se asesore bien, que los informantes que tiene le pasen bien los datos, porque no soy lobbysta de nadie”, dijo anoche ante la consulta de LA ARENA.
“No he tenido reuniones ni con Leandro (Altolaguirre, el intendente de la ciudad), ni con la gente de Clarín o Telecom, ni con nadie por este tema. Lamentablemente, Nocetti tiene esa mala costumbre de hablar mal de las personas sin saber”, añadió el radical.
Marino no es el único senador que tiene la provincia de La Pampa, pero de los tres -los otros son Norma Durango y Daniel Lovera, del PJ- es el único que ha hecho pública su intención de ser candidato a gobernador de La Pampa en las elecciones del año próximo.

“El intendente nunca consulta”
“Hay cosas que no vimos en su momento”, reconoció la edil Laura Galluccio al explicar porqué el bloque del PJ que ella integra votó a favor de la polémica ordenanza de las antenas. “Votamos convencidos que no perjudicábamos a nadie”, añadió la edila.
El bloque de concejales del PJ, más los integrantes del Frente para la Victoria y de la UCR con Cambiemos, presentaron ayer el proyecto de ordenanza por el que se deroga la norma votada hace dos semanas (la 5911)referida a las antenas en espacios públicos. Fue en las Comisiones de Medio Ambiente y de Obras Públicas.
“Pedimos la derogación de la ordenanza aprobada recientemente y la modificación de la 2592 (del año 2000) que reglamentaba la instalación de antenas en el ámbito privado”, le dijo Galluccio a Radio Noticias.
-¿Y qué hablaron con los ediles del Frepam?
-Ha habido conversaciones informales; ellos analizaban más que la derogación de la ordenanza, la suspensión de la aplicación hasta tanto se diera un debate sobre el tema antena y espacios públicos.
-En síntesis, el oficialismo y la oposición están de acuerdo en tratar de nuevo esta polémica ordenanza.
-Sí, por lo menos eso es lo que se ha expresado públicamente.
-¿Votando la ordenanza, actuaron bien o mal?
-No sé si se actuó bien o mal; no se tuvieron en cuenta situaciones que surgieron con posterioridad a la aprobación.
-¿Los concejales debieron indagar más y dar un debate?
-Lo que pasa es que cuando se analizó la ordenanza que venía del Ejecutivo, era darle a la municipalidad la posibilidad de obtener rédito con sus terrenos, como ocurre con los privados. Nunca se pensó en excluir a nadie, menos a la CPE.
-¿No les resultó sospechosa la urgencia del intendente en tratar el tema?
-No y sabíamos que había empresas interesadas (en instalar antenas).
-¿Pero no resultó llamativo el apuro?
-Ni siquiera eso nos llama la atención, porque es habitual que o nos llama atención porque es habitual que el intendente no consulte (al Concejo) y pida la aprobación de proyectos, como ocurre con el Presupuesto. Es una conducta habitual.
-Resulta peligroso que el Concejo vote así cualquier cosa.
-No creo que eso sea cualquier cosa, aprobamos convencidos de que no causábamos un daño a nadie porque la CPE tenía las mismas condiciones que cualquier otro privado.

“Mea culpa”.
La concejala peronista Laura Galluccio resaltó: “Ahora existe el interés de debatir este tema con más profundidad y si el intendente no le dio espacio a la CPE, desde nuestro lado está esa voluntad, como se lo comunicamos a sus autoridades este lunes cuando nos reunimos con ellos junto a los concejales de los bloques que nos acompañan”.
“Y a raíz de eso es que se volvió a presentar este proyecto, algo que veníamos madurando. Pedimos la derogación de la última ordenanza y revisar la antigua, si amerita algún tipo de cambios. Invitamos al intendente para que participe de esas reuniones y que debata, como también la CPE y todos los involucrados, políticos, académicos, cooperativistas y empresarios, todo el que quiera participar.
-Reconoce que no hubo debate sobre un tema que involucra a toda la comunidad.
-Faltó el tiempo para analizarlo, si hay un “mea culpa”, debo decir que hay cosas que no las vimos en su momento y analizamos darle a la comuna una herramienta para tener un ingreso extra, nada más, como con los privados.
-¿Qué cree que puede pasar en el Concejo, en el corto plazo?
-Esto hay que trabajarlo, consensuarlo y la última palabra la tendrá el Ejecutivo, promulgando la ordenanza o vetando. De nuestra parte la voluntad y el espíritu es escuchar a todos, debatir y llegar a la mejor conclusión para todo los actores, incluida la comuna.