Aprobaron ley sobre personas mayores

"UN ANTECEDENTE UNICO"

La provincia de La Pampa cuenta ahora con una ley que regula el funcionamiento de las residencias de corta y larga distancia y de los centros de día para personas mayores, tras la aprobación de la iniciativa presentada por los diputados Espartaco Marín y Carina Pereyra (PJ), y trabajada en conjunto con los funcionarios del gobierno provincial en base a un proyecto que había presentado anteriormente la ministra Fernanda Alonso.
El pasado jueves, la Legislatura pampeana dejó atrás y derogó la ley 2.130 sobre establecimiento geriátricos exponiendo nuevas categorías de residencias de corta y larga estancia además de los centros de días. La norma otorga seguridad a los adultos mayores para que puedan vivir y se les asegura la correcta atención de parte de estas instituciones, especialmente en lo que se refiere a alojamiento, nutrición, higiene, recreación, estimulación, integración social y atención médica.
De acuerdo a los datos aportados a marzo de este año, en la provincia había unos 81 centros de cuidados de personas mayores con habilitación.

Convención.
“Es una gran satisfacción, aprobamos un marco legal que le va a dar mayor protección para los adultos mayores. Estamos fijando por ley que el centro de día no es un lugar para dejar olvidado un viejo sino que la persona mayor va a recibir su cuidado, va a ser escuchada y el Estado provincial y los municipios van a estar ahí para velar para que eso se cumpla” afirmó Marín.
Según el diputado, “el texto del proyecto se adecuó a la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores adoptada por la OEA y estamos marcando un antecedente único respecto a las demás provincias del país”.

Competencias.
“La familia, o en todo caso sus curadores, tienen la obligación de velar por la seguridad del residente y se fijan los derechos de las personas mayores. Es decir, a ser consideradas como personas capaz, a decidió como y quien vivir, a estar comunicados e informados y a ser informados sobre el estado de salud, a la intimidad, a la posibilidad de presentar reclamos y a otras cuestiones que tienen que ver con un trato digno y respetuoso”, dijo Marín.
La diputada Pereyra agregó que “hay un avance muy grande en establecer las competencias. Ahora queda bien claro que corresponde a la Provincia y que a los municipios y eso elimina barreras si es necesario actuar. La clausura de estos establecimientos no es un tema menor porque hay que dar una contención a los adultos mayores. Está previsto un protocolo va a ser confeccionado por la autoridad de aplicación para definir cuáles son los pasos que se deben seguir para cada caso”.