Inicio La Pampa Archivaron causa

Archivaron causa

MUERTE POR CIRUGIA

La causa judicial que investigaba la causa de la muerte de Tamara Vanesa Gómez (41), la mujer que falleció el pasado 8 de julio luego de practicarse una cirugía estética (Dermolipectomía) en la Clínica Modelo de Santa Rosa, fue archivada por el fiscal de Delitos Contra las Personas, Oscar Cazenave, quien llevaba la investigación. El letrado tomó esa decisión después de recibir los resultados finales de los estudios que un grupo de profesionales forenses de Junín efectuaron sobre las muestras de la autopsia practicada el 13 de julio por el médico forense de General Pico, Guillermo Maso, y que probaron «que no hubo violación de cuidado de paciente». Una fuente judicial consultada por LA ARENA confirmó la novedad y sostuvo además que dicho estudio probó que los cirujanos denunciados, Mariano Jañez y su padre, Carlos Jorge, «no incurrieron en mala praxis».
Apenas transcurrido el episodio, la madre de Gómez, Norma Book, realizó la denuncia en la Seccional Primera de esta capital a los fines de que se investigue los pormenores del fallecimiento.

Denuncia y autopsia.
Este diario publicó en su edición del 13 de julio que en la denuncia de Book, constaría que la intervención la realizó Mariano Jáñez, quien informó a la familia que su padre, Carlos Jorge, quedaría a cargo de la paciente, puesto que él tenía que viajar. En su momento, para las amigas y la familia de Tamara, los cuidados posteriores a la cirugía no fueron los adecuados, razón por la cual decidieron acudir a la Justicia para que investigue si existió mala praxis y abandono de persona.

Embolia.
Ese mismo día, el profesional Manso, de General Pico, viajó a esta capital para realizar la autopsia y pocas horas después se dejó trascender que los resultados preliminares indicaban que el fallecimiento se habría producido por una embolia pulmonar (novedad revelada en la edición correspondiente al 14 de julio), complicación que suele darse en este tipo de cirugías. Sin embargo había que aguardar que todos los análisis efectuados fueran analizados en el Laboratorio de Ciencias Forenses de Junín, donde los profesionales actuantes corroboraron finalmente que «no hubo violación de cuidado de paciente» y que los profesionales denunciado no habían incurrido en una mala praxis. El resultado fue enviado desde la ciudad bonaerense a principio de este mes, y ello derivó en la decisión del fiscal.