Inicio La Pampa Arde el basurero a cielo abierto

Arde el basurero a cielo abierto

WINIFREDA: "LAS QUEMAS NO SON PROVOCADAS POR EL MUNICIPIO", EXPLICARON

Con frecuencia se produce un incendio en el antiguo basurero municipal a cielo abierto que, impulsado por el viento, llena de humo sectores del pueblo y hace irrespirable el aire. Una problemática que empezó a advertirse desde noviembre del año pasado, atenuada luego con las constantes lluvias del verano. Las quemas se activan, de día o de noche, mientras la comuna lleva adelante el programa de separación domiciliaria de residuos orgánicos, inorgánicos y sanitarios.
Los concejales de Propuesta Frepam elevaron un pedido de informes al Ejecutivo comunal tras observar que las llamas consumían residuos que no deberían arrojarse en el polémico lugar, cuya superficie en gran parte aún permanece bajo agua desde la histórica inundación de 2017. Los ediles oficialistas aseguraron que las quemas «no son provocadas por el municipio» y admitieron que una parte de la recolección diaria se tira en el sector no inundado del vertedero porque los empleados de la planta de tratamiento no dan abasto con la clasificación y a veces no llegan a terminar porque reciben bolsas con residuos mezclados.
Es por esto, que se hicieron eco del pedido de los trabajadores y solicitaron a los vecinos separar mejor en sus hogares para facilitarles la tarea a los obreros. Los autores del pedido de informes recuerdan que la municipalidad comenzó a implementar desde hace un tiempo la separación de residuos domiciliarios, ha comprado un predio en el que se ha instalado el nuevo basurero a cielo abierto y un horno para incinerar los residuos sanitarios los cuales deben ser sacados dentro de bolsas rojas.

«El viejo basural».
«En varias ocasiones la localidad se ha visto invadida por humo proveniente del viejo basural donde se ha constatado que se continúa tirando basura entre la que se puede observar gran cantidad de bolsas rojas con residuos sanitarios», señalan. Indagan sobre por qué se prende fuego y se sigue arrojando basura cuando se encuentra en pleno proceso el plan de separación en origen.
El edil Marcos Ponce (Partido Justicialista), tiene conocimiento de lo que sucede por «mi viejo» que maneja el camión recolector de residuos inorgánicos y por «charlas» que mantiene con los empleados del «ecológico», apodo de la planta de tratamiento.
«Para que estas personas puedan hacer un trabajo eficiente tenemos que conseguir que haya empatía entre los vecinos porque todavía no logramos que el 80 por ciento de los hogares separen correctamente y necesitamos esa solidaridad vecinal», expresó.
Lamentó que «se está mezclando mucha basura, no hay separación, se ha avanzado mucho pero cuesta». Reconoció que «a veces se opta por depositar un viaje o una parte de la carga en el basurero anterior porque los empleados de la planta no llegan a terminar la clasificación porque en muchas bolsas encuentran mezclados todos los residuos que se puedan imaginar. Están muy preocupados por esta situación así que estaría bueno hacer una reunión con ellos para buscar una solución y trabajar este asunto desde el Concejo Deliberante». Con respecto a las quemas afirmó que el municipio «no prende fuego» sino que «en determinado momento» comercios gastronómicos «han depositado brazas allí y después se ha incendiado». «Esta gestión tiene intenciones ecológicas, de remediar el problema de la basura», sostuvo. Su par Mario Corredera (Frepam), apuntó: «Cada 15 días se prende fuego».

Advierten por intoxicación
Una vecina dejó un mensaje de audio en el celular del cronista de LA ARENA. «Se están quemando bolsas rojas en el basurero común y es impresionante el olor a plástico quemado. Se hace difícil vivir así en verano, a la noche uno quisiera tener abierta la casa para cambiar el aire y no se puede. Con la lluvia se había apagado, pero va quemado incandescente, no hay llamarada», narró. «En la plaza se sentía ese olor a humo. Se puede intoxicar cualquiera, es una problemática que afecta al pueblo», agregó la mujer.