Violento asalto a una despensa en General Pico

UNO DE LOS JOVENES LE PUSO UN ARMA EN LA CABEZA A LA COMERCIANTE

Dos jóvenes, encapuchados, asaltaron a plena luz del día con un arma de fuego a una
despensera del barrio Energía y Progreso de General Pico a quien le sustrajeron una suma
aproximada de 500 pesos y se dieron a la fuga. Durante este viernes, cerca del mediodía, personal policial de la Comisaría Segunda, que tiene jurisdicción sobre la zona, se acercó al lugar a interrogar a la damnificada, luego que la mujer decidiera no hacer la denuncia. Hace tres años atrás había sido víctima de un hecho de características similares.
Romina Montes, es titular de una pequeña despensa ubicada sobre la calle 23 entre 30 y 32 de esta ciudad. El comercio funciona en su propio domicilio y está separado del resto de la casa por una pared y una cortina. El jueves cerca de las 18.15, según contó en diálogo con LA ARENA, tras escuchar el ruido de la puerta se dirigió a la despensa, y cuando pasó la división entre los dos sectores del inmueble, encontró a una persona joven que estaba detrás del mostrador y que le apuntaba con un arma de fuego a la altura de la cabeza, a escasos 20 centímetros.

Asalto a mano armada.
La mujer dijo que los asaltantes “tenían tapada la parte de la cara y usaban un gorro”, y que uno de ellos empuñaba un revólver, con el que le apuntó todo el tiempo. Además indicó que los ayudó abrir la caja donde guardaba el dinero, y que sustrajeron una suma cercana a los 500 pesos, en billetes de baja denominación.
Además contó que de los nervios que le generó la situación, se le bajó la presión y esto provocó que los asaltantes se asustaran y escaparan corriendo.
Esta es la segunda oportunidad en la cual la despensera es asaltada. La vez anterior ocurrió hace al menos tres años, y luego de ese hecho colocó rejas en el frente del negocio, como una manera de extremar los cuidados.
También dijo que tiene alarma en su domicilio, y que tras este asalto, durante la tarde cerrará con llave y atenderá tras las rejas.
Pese a que la damnificada de este hecho no quiso realizar la denuncia policial, ayer fue visitada al mediodía por dos efectivos de la Comisaría Segunda, quienes se acercaron al local a interiorizarse del asalto.
Por último, la mujer dijo que quedó muy asustada y que perdió la tranquilidad, a raíz de los dos asaltos violentos que sufrió en su despensa.

Robo de botellas.
El jueves cerca de las 22, un comerciante del barrio Malvinas que tiene una despensa sobre la calle 7 entre 122 y 124, forcejeó con dos personas que intentaron robarle mercadería y al momento de fugarse, le rompieron uno de los vidrios del local.
Previo a ello, una persona ingresó al comercio, sacó unas botellas y se fue sin pagar. Cuando otras dos personas quisieron hacer lo mismo, el comerciante notó sus intenciones e intentó detenerlos. En la vereda de la despensa forcejeó con ambos, quienes durante la fuga le rompieron parte de la vidriera del salón.
En base a los datos ofrecidos por el damnificado, la policía no tardó en dar con los tres
sospechosos.