Inicio La Pampa Atendía en guardias y estaba condenado

Atendía en guardias y estaba condenado

EN EL HOSPITAL DE CATRIEL QUE TIENE CONVENIO CON LA PROVINCIA DE LA PAMPA

Un escándalo sacude el sistema sanitario de Río Negro. Una agrupación feminista descubrió lo que no hizo el Estado Provincial: un médico que llegó de Salta, y que ingresó en noviembre pasado al hospital de Cinco Saltos, estaba inhabilitado para ejercer la medicina a causa de un abuso sexual cometido en ejercicio de su profesión en aquella provincia. El galeno hacía guardias en el nosocomio de Colonia Catriel, espacio sanitario que tiene convenio de contraprestación con La Pampa.
La denuncia la hicieron días atrás Integrantes de la Asamblea Feminista de Cinco Saltos. Tres de sus integrantes, María Eugenia Grosso, Macarena Palacios y Noemí Méndez, se presentaron en la Fiscalía para realizar la denuncia. Asimismo extendieron sus demandas judiciales a la directora del hospital de esa ciudad, Susana Marezi, y al director de gestión hospitalaria de Río Negro, Daniel Aroca, por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. En tanto la diputada provincial por el FPV, Carina Pita, hizo lo mismo.
En la investigación también colaboraron los mismos trabajadores del hospital local fueron quienes participaron en la investigación. Ahora la Justicia quiere saber cómo fue que logró esta persona ingresar al Sistema de Salud de la Provincia de Río Negro.
El médico cuestionado es Rafael Dante Orellana, un ginecólogo que hasta hace unos días, cuando renunció ante la demanda pública de las militantes feministas desarrollaba tareas como médico generalista en la ciudad de Cinco Saltos desde hacía 4 meses. También realizaba guardias en el hospital de Catriel, Allen y Fernández Oro.

Deslindan responsabilidades.
Al respecto de la situación, el secretario de Gestión de Establecimientos de Salud, Daniel Aroca, explicó en diálogo con La Mañana de Cipolletti, que el médico fue incorporado en noviembre de 2018 porque cumplía con todos los requisitos que se solicitan para el ingreso a la función pública y que el mismo no registraba antecedentes penales a nivel provincial ni nacional.
«Al momento del ingreso, todos los documentos eran normales. Él tiene título médico y no hay nada que lo inhabilite para ejercer la profesión, para esto tendría que haber un certificado de ética profesional que lo invalide o antecedentes, los cuales no registraba. Nosotros tenemos la tranquilidad de que se le pidió todo lo necesario y en ningún momento se identificaron rasgos de invalidez», detalló.

La condena.
Según reflejó el diario salteño La Gaceta en su edición del 5 de octubre pasado, Rafael Dante Orellana, fue condenado hoy, por el juez de Garantías 4 de Salta, Diego Rodríguez Pipino, a la pena de diez meses y quince días de prisión efectiva. También lo inhabilitó ejercer la profesión de ginecólogo por el término de dos años, tras considerarlo autor del delito de abuso sexual simple. Pero finalizada la audiencia, el condenado recuperó su libertad por haber agotado la pena, dado que fue detenido en octubre de 2017.
Según revela el medio salteño, la denunciante había concurrido al CIC (Centro Integral Comunitario) del barrio Unión -de la ciudad capital- para una consulta con el ginecólogo. Al ser atendida por Orellana, mientras le realizaba un PAP, la sometía a tocamientos con claras intenciones sexuales, precisó la Justicia de Salta.

En Catriel.
El médico mencionado realizaba guardias en esta localidad hasta los primeros días de febrero, viajando especialmente desde Cinco Saltos. Según se supo, debido a la repercusión que ha tomado el tema, el profesional habría renunciado en las últimas horas. Fuentes seguras, indicaron al medio catrielense C25N que en la última guardia, el doctor Orellana habría tenido inconvenientes al medicar en forma inadecuada a un adolescente.