“Aún no hay un diagnóstico preciso sobre los efectos”

BAJA EN VENTAS EN ALGUNOS RUBROS POR LA CORRIDA DEL DOLAR

(General Acha) – El presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Producción y Servicios de la ciudad, Sebastián Gil, afirmó que resulta muy prematuro evaluar los reales efectos que provocó la corrida del dólar registrada sobre el fin de semana.
En diálogo con este diario manifestó que desde la institución se trata de mantener un contacto fluido con los comerciantes que pertenecen a diferentes rubros, a los fines de seguir de cerca lo que sucede frente al contexto económico y social que atraviesa el país.
Gil aseguró que algunas de las firmas consultadas en las últimas horas, entre ellas vinculadas con la venta de jugueterías, electrodomésticos, ferreterías y materiales para la construcción, coincidieron en señalar que por el momento no habían detectado una fuerte caída en sus ventas. De todas formas, aclararon que tenían buen stock de mercadería así que no tuvieron inconvenientes en vender con total normalidad.
No obstante se reconoció que cada vez que suceden este tipo de movidas, en este caso con el dólar, la situación impacta en los clientes que a veces prefieren esperar para concretar alguna compra.

Pérdida.
El dirigente indicó que la realidad del comerciante varía en función del rubro que trabaja, toda vez que va depender también si son insumos a precio dólar o no.
Explicó que el principal problema consiste en que se venden productos en función del precio de costo, pero el hecho que haya una permanente variable en la formación de precios provoca que si se vende a un precio, éste ni siquiera pueda cubrir el costo de reposición del producto. Lo que coloca a los comerciantes en una situación de incertidumbre y desventaja.
Por otra parte informó que la realidad económica y social de General Acha ha ocasionado el cierre de distintos negocios, pero éste no ha sido en un alto índice. “Algunos se van, y otros llegan, así que dentro de todo se mantiene”, señaló.

Cierres.
Asimismo manifestó que muchos optaron por irse a los barrios para abaratar el costo del alquilar en pleno centro de la ciudad. Mientras que hay comerciantes que prefirieron abrir sus negocios directamente en sus casas particulares, o en locales anexos. “De alguna u otra manera se trata de bajar los costos fijos que representa solventar un alquiler en el centro”, agregó.
Gil admitió que el comerciante trata de buscar disímiles alternativas para poder afrontar una caída en las ventas. En ese sentido, mencionó que se amplían las promociones o se invierte más dinero en publicidad. Otros -adujo-, intentan brindar descuentos en las formas de pago. “Siempre se trabaja para buscarle la vuelta”, dijo.
Por último hizo especial mención a lo que sucede en el rubro relacionado con el turismo, ya sea desde la gastronomía, como la hotelería y las estaciones de servicios. “De acuerdo a lo que nos informaron fue una excelente temporada la que pasó a mitad de año. Todos trabajaron muy bien. Quizás es uno de los sectores que mejor anda”, finalizó.