miércoles, 23 octubre 2019
Inicio La Pampa Autobuses amenaza otra vez con dejar el servicio

Autobuses amenaza otra vez con dejar el servicio

PIDE BOLETO A $39

El gerente de Autobuses Santa Fe, Julio Beverinotti, anticipó que la firma podría dejar de prestar el servicio de transporte urbano en Santa Rosa en caso de que la Municipalidad de Santa Rosa no eleve considerablemente el valor de la tarifa o, en su defecto, reciban desde el Gobierno provincial un subsidio que ayude a amortizar la «situación terminal» que atraviesa la empresa en la capital pampeana.
El clima de inestabilidad económica junto a la decisión del Gobierno de Cambiemos de eliminar los subsidios que eran destinados al transporte urbano de pasajeros puso en jaque a gran parte de las empresas de colectivos, principalmente en el interior del país.
La ciudad de Santa Rosa no es ajena a esta crisis y, ante este escenario, la empresa Autobuses Santa Fe realizó un alarmante advertencia: «Si no hay ayuda, dejaremos de circular». Así lo confirmó el gerente de la firma Julio Beverinotti, que en diálogo con LA ARENA reveló que si bien «todavía no está tomada la decisión», la opción «está sobre la mesa».
Según explicó el empresario, el aumento de los costos de los insumos y los repuestos, que van atado al precio dólar, la baja en la demanda del servicio y un boleto que se encuentra atrasado, ocasionan que la firma «trabaje constantemente a pérdida». «Tenemos un déficit mensual que va de un millón y medio a dos millones de pesos», graficó.

-¿Está decidido que a fin de mes Autobuses va a dejar de prestar el servicio?
-Todavía no está tomada la decisión, que eso lo tiene que ver el Directorio, pero lo que sí te puedo confirmar que es estamos en una situación terminal que, de no recibir ayuda, consideraremos la opción de dejar de circular.

Boleto a $39.
El empresario reveló que para la firma no «trabaje a pérdida» es necesario que el boleto de colectivos se eleve a casi 40 pesos. Sin embargo, advirtió que ese número «es si el costo que no tenemos hoy cubierto es trasladado directamente al pasaje» por eso «pedimos una ayuda, un subsidio» para no tener que aumentar considerablemente la tarifa.
«Nosotros no queremos llegar a eso, por eso pedimos la posibilidad de acceder a un subsidio para el combustible, porque la situación hoy como está es muy difícil que podamos seguir», señaló Beverinotti, quien aseguró que el boleto hoy a 22 pesos «es el más barato del país, cuando en otras ciudades está en 26 o 28 pesos».
Por otro lado, indicó desde diciembre de 2018 el caudal de pasajeros mensuales ha ido mermando y en esos seis meses se han perdido cerca de 40 mil usuarios. «Hoy debemos andar en 320 mil pasajeros por mes, en cada aumento fuimos perdiendo más usuarios y si llegáramos a subir el boleto a $39,9, como es que debería ser si el pasaje no se amortiza con subsidios, nadie utilizaría el transporte» porque no lo puede pagar, advirtió.

Sin diálogo.
Una vez más, Beverinotti reclamó por un subsidio de la Provincia: «Nos llamó la atención que nadie nos haya convocado para llegar a una solución a este problema. Parece que a nadie le preocupa la situación de los 80 trabajadores que hay en la firma y los pasajeros del servicio».
Y apuntó: «(Mauricio) Macri mató al transporte urbano del interior, al Gobierno Nacional se le ocurrió la peor idea de sacar los subsidios, es increíble pero se hizo, y como agravante, en la Provincia no nos han tendido una mano a pesar de que pedimos reuniones, siempre con la mejor voluntad, para solucionar esto».

-¿En qué estado se encuentra hoy la empresa?
– Hemos venido subsistiendo gracias a la ayuda de las demás sucursales, pidiendo apoyo financiero de las otras ciudades donde prestamos servicios pero esto es algo insostenible en el tiempo. En todo el interior estamos complicados pero recibieron la ayuda de los gobiernos provinciales, por eso en Santa Rosa es muchísimo más grave lo que está pasando.