Inicio La Pampa Avanza causa por el crimen en la Alcaldía

Avanza causa por el crimen en la Alcaldía

En la Ciudad Judicial de Santa Rosa se realizaron esta semana dos audiencias de presentación de pruebas por dos hechos diferentes y que incluyen a un mismo preso, Hernán Rodolfo Murray, quien fue trasladado especialmente desde la cárcel neuquina de Senillosa a esta ciudad para cumplir con los trámites judiciales.
En una de las causas se presentaron las pruebas por el homicidio de Facundo Nicolás Pérez, hecho en el que también está implicado Emanuel Santillán «El Mono». Este último se encontraba cumpliendo una prisión preventiva por el homicidio de Aldo «Chueco» Fuentes.
Pérez fue degollado mientras estaba en una celda de la Alcaldía santarroseña, el 9 de septiembre del año pasado. El joven había sido detenido porque estaba acusado de haber asesinado a su novia, Flavia Fernández. Cuatro días después de ocurrido el femicidio, el chico apareció muerto en la celda especial que compartía con los otros dos. Tanto Murray como Santillán están acusados de «homicidio calificado».

Declaraciones y pruebas.
LA ARENA pudo saber que dichas audiencias fueron el paso previo para que la fiscal Cecilia Martini muestre un avance en cada causa. Se presentaron declaraciones, testimonios varios y elementos probatorios para arribar a una nueva instancia judicial y llegar al juicio, que comenzaría en dos meses. Las audiencias fueron presididas por el juez Carlos Besi.
La otra audiencia fue por el caso de abuso sexual con acceso carnal, habiendo mediado violencia y amenazas, en cuatro oportunidades y en concurso real, contra un preso con el que compartía celda en la Comisaría de Catriló.
Murray está acusado por lo que ocurrió hacia fines del año 2017. El escándalo se desató porque el interno había sido acusado de presionar a sus compañeros de celda y luego lo señalaron por graves abusos y truchar certificados. Familiares de presos habían denunciado ante este diario que la situación dentro de esa comisaría era muy mala.
«Murray tiene amenazados a todos los que están presos con él. Obliga a los detenidos a pedirle ropa nueva a sus familiares para después quedársela. Lo mismo ocurre con la comida: las cosas que le llevamos no le duran nada porque Murray se las saca», dijo en su momento el familiar del preso que pidió la reserva de su identidad. «Además de agredir físicamente a los demás detenidos, Murray los obliga a practicarle sexo oral. Incluso los ha lastimado», continuó.
Por esas denuncias el fiscal Oscar Cazenave lo acusó meses después de «abuso sexual con acceso carnal».