Inicio La Pampa Avión pulverizador causó temor a vecinos

Avión pulverizador causó temor a vecinos

El winifredense Claudio Badini filmó ayer a la mañana a un avión fumigando un campo lindero al pueblo y ubicado frente a su vivienda familiar. El vecino subió el video a su cuenta de Facebook acompañado del siguiente mensaje: «Sábado 2 de febrero. 7 am. Calle Circunvalación Este, frente a nuestra casa. Un avión fumigando nos despierta».
En el registro fílmico se escucha claramente el motor del fumigador y se ve a la aeronave haciendo un vuelo rasante sobre los cultivos, levantando altura y pasando sobre la propiedad de quien en ese momento estaba filmando, donde gira para regresar al sitio donde realizaba la aeroaplicación.
Horas después, Badini posteó haberla observado sobrevolando el radio urbano en dirección este a oeste. Este dato fue confirmado por otra persona, que también la vio. Aparentemente el piloto cruzó la localidad para realizar una recarga del producto químico que estaba utilizando y regresó al lote para continuar con la pulverización. La matrícula de la nave es LV-BAH.
Alarmados por la difusión, el trabajo de la máquina aérea fue repudiado por numerosos pobladores en la misma red social: «Están envenenando al pueblo», «hay que denunciar al dueño del campo y al que fumiga» y «después no queremos que tengamos problemas de salud», fueron algunos de los comentarios virtuales. Hasta ayer la policía no había recibido denuncias ni intervenido de oficio.

Ordenanza vigente.
Desde el Concejo Deliberante han urgido a las autoridades municipales, encargadas de la salud de la población, a que cumplan con la ordenanza que regula el uso y manejo responsable de productos fitosanitarios o agroquímicos. La norma, sancionada en julio de 2015, apunta a lograr que las acciones que producen contaminación sean modificadas, si realmente se llevan a cabo los controles establecidos en ella.
Uno de sus artículos declara Zona de Resguardo Ambiental (ZRA) de productos fitosanitarios al área residencial, que abarca los núcleos habitacionales (existentes o a construirse), el parque recreativo y el vivero municipal, y los comercios ubicados cerca del cruce de rutas 35 y 10. Las escuelas y los clubes rurales también fueron incluidos en la ZRA y cualquier aplicación próxima a esos lugares deberá ser notificada previamente a sus responsables y se realizará fuera del horario escolar o de eventos sociales.
Dentro de la ZRA queda prohibido la limpieza y estacionamiento de pulverizadoras terrestres. Estos equipos sólo podrán transitar por el pueblo sin carga y en perfecto estado de higiene para su reparación, pero antes sus dueños deberán solicitar autorización para movilizarse al área de Medio Ambiente municipal. Los comercios que venden agrotóxicos deberán tener sus depósitos fuera del área urbana.
La normativa creó una «Zona Buffer» o de transición comprendida desde la última línea de construcción de la ZRA hasta los 500 metros posteriores. En ese perímetro se permitirán aplicaciones terrestres de plaguicidas de banda verde (no representan un riesgo agudo) y azul (ligeramente peligrosos), con una receta fitosanitaria cuya preparación será controlada por un agente fitosanitario municipal a quien se le deberá avisar con 48 horas de anticipación para que pueda verificar in situ las derivas.
Hasta los mil metros de la ZRA no se permitirán aplicaciones aéreas. Superado ese límite, los aplicadores tienen la obligación de avisar al municipio y a los vecinos inmediatos al campo a fumigar el día que realizarán la aplicación. Queda prohibido el uso de fitosanitarios altamente tóxicos.