Inicio La Pampa Batacazo de Di Nápoli en Santa Rosa

Batacazo de Di Nápoli en Santa Rosa

EL CANDIDATO DEL FREJUPA LE SACO MAS DE 24 PUNTOS A LEANDRO ALTOLAGUIRRE

El candidato por el Frente Justicialista Pampeano (Frejupa), Luciano di Nápoli, obtuvo ayer una histórica victoria en Santa Rosa, al imponerse por más de 24 puntos de diferencia sobre el actual intendente Leandro Altolaguirre (Cambiemos), y se convertirá así en el nuevo mandatario de la capital pampeana, que volverá a manos del PJ tras cuatro años de gestión radical.
Contundente e histórica. Así fue la victoria que el ex diputado provincial logró ayer en la ciudad de Santa Rosa y derrotó con singularidad amplitud al actual intendente. De esta manera, di Nápoli encabezará la novena gestión peronista desde la vuelta de la democracia. Detrás tendrá el apoyo del Gobierno Provincial, donde Sergio Ziliotto venció con holgura al candidato de Cambiemos Daniel Kroneberger.
Con una participación que rondó entre el 75% y 80% del padrón, una cifra que se ha mantenido estable en las últimas contiendas, la jornada electoral se desarrolló con suma tranquilidad en toda la capital pampeana que, tras cuatro años de gobierno radical, decidió que Luciano di Nápoli sea el próximo intendente que dirija los destinos de la ciudad.
Con el 98,46% de las mesas escrutadas, la lista encabezada por el ex diputado provincial obtuvo el 51,73% de los votos (31993), mientras que la lista del actual intendente tuvo el 27,42% de los sufragios (16959). La elecciones santarroseñas quedaron polarizadas por Di Nápoli y por Altolaguirre.
Muy por detrás quedaron los candidatos José Carlos Muñoz (Comunidad Organizada) 9,48%, Marcos Villegas (Pueblo Nuevo) 3,70%, Martín Ussei (Partido Socialista) 2,64%, Lara Oberst (MST) 1,22%, Ricardo Araujo (Frente Popular Pampeano) 1,80 %, Claudio Acosta (Desde el Pie) 1,02% y Javier Díaz (Compromiso Ciudadano) 1,00%.

Voto castigo.
La ciudadanía santarroseña utilizó el poder de las urnas para expresar un fuerte descontento ante la actual gestión de Cambiemos. Los números hablan por sí solos: en las elecciones de 2015, Altolaguirre cosechó el 49% de los votos y venció al candidato del PJ, Raúl Ortiz, por 20 puntos de diferencia. Cuatro años después, la situación se revirtió y el actual intendente no llegó al 30%. En otras palabras, en el tiempo que dura una gestión perdió más del 20% de los votos.
De esta manera, el candidato de Cambiemos en la ciudad se sumó a la lista de los jefes comunales que, tras estar un período en el poder, no pudo conseguir la reelección. El último mandatario en lograr esta «proeza» fue el ex gobernador Oscar Mario Jorge. Fueron tres gestiones consecutivas (1991-2003), y durante las dos primeras implicaron un fuerte desarrollo para Santa Rosa.
A su vez, estos resultados mostraron que el santarroseño es un elector complejo y crítico, hasta que se podría decir que «maduro», que aún -desde la triple gestión de Jorge- no logró «conseguir» su intendente.

Contundente paliza.
Para remontarse a una victoria del peronismo de similar magnitud -más de 24 puntos- habría que retrotraerse hasta las elecciones de los años ’90, donde «Ningo» Jorge impuso su hegemonía política ante los candidatos de la Unión Cívica Radical. Las victorias consiguientes del peronismo: Néstor Alcala (2003-2007), Juan Carlos Tierno (en 2007, donde estuvo tan solo 87 caóticos días) y Luis Larrañaga (2011-2015), se consiguieron un acotado margen.

Sin corte, blanco y nulos.
Un dato llamativo de estas elecciones fue que los santarroseños decidieron votar listas completas. «Hubo muy poco corte de boleta», aseguraron varios presidentes de mesas en los diferentes centros de votación, hecho que permitió que el escrutinio se realizara con mayor sencillez y rapidez.
Por otro lado, el porcentaje de votos en blancos -2,9%- y nulos -1,1%- superó a algunas de las listas, que no llegaron al 1% o apenas superaron ese valor, como las agrupaciones de Compromiso Ciudadano o Desde el Pie.

El PJ logró mayoría en el Concejo.
Otro de los datos revelantes que dejó el acto eleccionario de ayer fue que el peronismo logró consolidar una mayoría simple en el Concejo Deliberante tras conseguir más de la mitad de las 12 bancas que conforman el cuerpo legislativo municipal. El justicialismo, con el 51,65% de los votos positivos en la categoría de concejales –de confirmarse ese número en el escrutinio definitivo, ya que los datos actuales son provisorios– obtuvo siete escaños. De esta manera, el bloque del PJ estaría integrado por Paula Valeria Grotto, Alba Fernández, José Depetris, Norma Torres, Ana Sueldo, Mariano Rodríguez Vega y Juan Bautista Lima.
Por el lado del Frente Cambiemos, que obtuvo un 27,31% en esta categoría, estará representada en el Concejo por Pablo Pera Ibarguren, Marcelo Guerrero, Claudia Giorgis y Gustavo Abel Estavilla. Esto significó que de 2015 a 2019 la fuerza perdiera dos concejales. El último puesto vacante del cuerpo legislativo quedará para Cristina Lezcano, quien forma parte de la agrupación Comunidad Organizada (9,55%).
Por último, ya en la categoría de Juez de Paz, el Frente Justicialista Pampeano (Frejupa) se impuso con el 51,4% de los votos contra el 27,1% de Cambiemos, con lo que en la próxima gestión municipal Rubén Funes ocupará dicho cargo de funcionario.