Inicio La Pampa "Billetera flaca, tarifas y hábito"

«Billetera flaca, tarifas y hábito»

LAS RAZONES DE FORTE PARA ANALIZAR LA CAIDA EN EL CONSUMO DE CARNE

En el último año y medio en La Pampa se cerraron 174 carnicerías, bajando el número de este tipo de locales en un 22,5 por ciento respecto a junio de 2017. El piquense Ulises Forte, presidente del Ipvca, dijo que el fenómeno no tiene que ver con un hecho propio del mercado de la carne, sino con la situación económica general que afecta a muchos otros locales, de otros rubros, que también han cerrado sus puertas.
En ese sentido bromeó al asegurar que en su ciudad, General Pico, la actividad que más trabajo tenía era la de las personas que se dedican a colocar los carteles que dicen «Se alquila» en los locales vacíos. El ex diputado nacional de la UCR y otrora dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA) dialogó extensamente durante la mañana de ayer en Radio Noticias 99.5.
«Hay un combo. Para ser concreto y real, en una economía donde un tercio de la población, según el Indec, es pobre, no hay comercio que aguante, eso es básico. Después, la caída del consumo de carne vacuna se da por la billetera flaca, la actualización de las tarifas -veníamos de tarifas regaladas y hoy tenemos tarifas caras- y también por un cambio de hábito en el consumo», sostuvo.
Sobre esto último reveló que muchas personas que antes compraban la carne en las carnicerías, ahora lo hacen en los grandes supermercados. «Antes el 60 ó 65% consumía en carnicerías y ahora no supera el 40 por ciento. Esto se debe también a las estrategias de algunos supermercados que están regalando la carne. Sobre todo grandes cadenas de supermercados que tienen sus propios frigoríficos y están con precios debajo del costo. Las carnicerías en los súper siempre están en el fondo, entonces cuando uno fue a comprar la carne barata, al volver se llevó también algún producto que está más caro. Esa es una estrategia que los carniceros no pueden implementar», argumentó.
-¿Por qué un súper vende por debajo el costo de la carne?
-Es como el atado de cigarrillos para el kiosquero, es el gancho. Y después ocurre que hay grandes supermercados que tienen frigorífico y son grandes exportadores, entonces integran perfectamente la media res. Los cortes premium se van a Europa; los delanteros se van para Israel y Chile; cogote, garrón y brazuelo, se van para China; y le quedó de clavo, dicho entre comillas, la tapa, el matambre. el vacío y la pulpa para milanesa, que es lo que más consume el pueblo argentino. Entonces, cuando uno ve que un supermercado vende el asado a 150 pesos, ese supermercado ganó 150 pesos, porque integró bien la media res.
-Los precios de los cortes exportables son prohibitivos para los ciudadanos argentinos.
-Son complementarios. El 75% de la exportación argentina se hace a China y Rusia. El tercer mercado es Chile. Los dos primeros se llevan carne en categoría vaca y toro. Chile se lleva todo cuarto delantero. Entonces, yo lo desafío a usted y toda la audiencia: ¿Cuánto hace que no comen un caracú de vaca vieja? Argentina es una gran exportadora de la categoría vaca y toro. En 2008 y 2009 la vaca y el toro se morían porque no había exportación. Argentina exporta animal viejo y consume carne joven.
-Pero le pregunto de los precios en el mercado interno.
-En el mundo, el mejor cliente que hay para el asado, la tapa, el matambre, el vacío y la cuadrada para milanesa, es el mercado argentino. Hay diferentes culturas gastronómicas. Lo más parecido que tenemos nosotros en cuanto a cultura gastronómica es Europa, que solo se lleva 30 mil toneladas, de la Cuota Hilton.
-¿Y por qué en el mercado interno la carne es tan cara?
-Podría sonar como un juego de palabras, pero no lo es, ni quiero ser irrespetuoso. En Argentina no tenemos la carne a un precio prohibitivo. Lo que tenemos es una caída estrepitosa del poder adquisitivo. Cuando hay un 30% de la población por debajo de la línea de la pobreza, no hay precio que resista.
-No hay carne cara, sino un salario muy barato.
-Para una familia que tenga que vivir con 15 ó 20 mil pesos por mes, nada es barato. Es un dato de la realidad.