Inicio La Pampa Boliviano radicado en Toay repudió en la Legislatura el golpe de Evo

Boliviano radicado en Toay repudió en la Legislatura el golpe de Evo

SESION DE DIPUTADOS

La Cámara de Diputados de La Pampa aprobó ayer un repudio por unanimidad en rechazo «a cualquier golpe de Estado contra la democracia en el Estado Plurinacional de Bolivia» que derivó en la salida del presidente Evo Morales, exiliado en México, por la presión de las fuerzas armadas.
El jefe del bloque PJ, Espartaco Marín, advirtió que Latinoamérica «vive un proceso dificultoso», haciendo referencia a lo que ocurre también en Chile, Ecuador y Venezuela. «Por suerte no pasa en Argentina, pero tenemos un proceso de interrupciones de la democracia», contó.
«Hay muchos dirigentes a los que les cuesta decir con claridad lo que pasa, y no existe un ‘pero’ cuando hay un golpe de Estado, ni un análisis sobre si el gobierno es bueno o malo», afirmó el legislador, destacando que «lo que pasó en Bolivia es un golpe de Estado con todas las letras».
Además, señaló que Argentina «tuvo un proceso histórico complicado», que la «democracia no se restablece con un golpe de Estado, sino que así se interrumpe» y cuestionó al canciller argentino Jorge Faurie porque «dijo que en Bolivia había una crisis institucional y no un golpe».
«Nos preocupa la justificación de algunos dirigentes y de una parte de la sociedad», amplió Marín, manifestándose «absolutamente de acuerdo con el gobierno de Evo Morales, por el crecimiento económico, la baja de la inflación y la disminución de la pobreza».
Además aprovechó para repudiar los dichos del diputado del PRO, Maximiliano Aliaga que no estuvo en la sesión y que hace días celebró la renuncia de Evo Morales en Bolivia.
«No se pueden alegrar por la interrupción por el proceso democrático en Bolivia. Hay que tener mayor responsabilidad institucional en las declaraciones, hoy la democracia está en riesgo en muchos países de Latinoamérica», agregó.

«Golpe racista».
«Bolivia sufrió un golpe tan clásico, racista, neocolonial, cívico, policial, eclesiástico y empresarial. La derecha dio un quiebre institucional en su espíritu violento. Aunque Mauricio Macri no quiera reconocerlo, en aquel país hubo un golpe de Estado», dijo Eduardo Tindiglia (FpV).
A su turno, el jefe del bloque UCR, Ricardo Consiglio, destacó «el acompañamiento del PJ cuando hubo intentos para interrumpir la democracia en la presidencia de Raúl Alfonsín, cuando dirigentes importantes como Antonio Cafiero estaban junto a él para sostener la democracia».
«Somos respetuosos con la voluntad del pueblo, de Bolivia, de Chile, de Brasil, hay que sostener la democracia para que cada presidente termine su mandato por el voto del pueblo», agregó el diputado que pidió que «no haya derramamiento de sangre» en el vecino país.
Josefina Díaz, la jefe del bloque PRO, dijo que «muchas cosas se dicen y muchas generan dudas, rechazamos cualquier ataque a la democracia» y habló que «al fraude se sumó la protesta», dando lugar al planteo de la OEA que terminó con la renuncia del presidente Evo Morales.
En definitiva, defendió la postura del presidente Mauricio Macri que se negó a reconocer la existencia de un golpe de Estado.
Tindiglia le respondió, señalando que «la decisión de su destitución ilegal estaba tomada antes del informe de la OEA».

«Perseguidos».
Luego, René Chuquimia, un ciudadano boliviano que vive desde hace 28 años en Toay, pidió la palabra desde las gradas, lo que permitió el presidente de la Legislatura, Mariano Fernández. Afirmó que «hay entre 400 y 500 bolivianos en la provincia de La Pampa que estamos preocupados por lo que pasa en nuestro país con los familias que son perseguidas y atropelladas».
«Tengo mucho dolor, cuando escucho las noticias no puedo dormir. En Bolivia existió un golpe de Estado programado hace mucho. Evo Morales fue el mejor presidente que hemos tenido», dijo y acusó a los militares por la presión para la renuncia del presidente.
«No estamos solos, tenemos apoyo. Es un golpe militar. Estamos sufriendo acá al igual que otros en Bolivia que sufren por las casas quemadas, estamos comunicados y hay que unirse para pedir que haya pacificación, que se termine la violencia», amplió.
El socialista Luis Solana afirmó que lo que sucede en Bolivia es «una amenaza» para el resto de la región, advirtió que «por ser argentinos, por nuestra historia, tenemos que repudiar los golpes de Estado» y pidió una «salida pacífica por el voto popular».