Cabak se negó a declarar

El intendente Jorge Luis Cabak (57) y el ex jefe policial Hugo Mario Iglesias (47) se negaron a declarar ayer ante el Tribunal Oral Federal de Santa Rosa, en el juicio oral y público que afrontan por el funcionamiento del cabaré “La Chicho Show” de Macachín. Los hechos que se investigan por los delitos de trata de personas ocurrieron entre enero de 2006 y agosto de 2011.
Los demás acusados, que tampoco hablaron, son Leandro Ariel Otero (47), transportista; Oscar Moya (55), remisero, ambos partícipes necesarios del delito de trata; Luis Daniel De Luca (61), Esmundo Blas, comerciantes, acusados de ser autores; Maximiliano Daniel De Luca (31), comerciante, partícipe secundario.
La policía Yéssica Pérez Fassi fue la primera en declarar y advirtió que la investigación se inició por una denuncia en febrero de 2011 que advertía el ejercicio de la prostitución en el local de Macachín y la presencia de menores que “no podían llevar al cabaré por los controles, y estaban en casas de dos mujeres del pueblo”.
La jefa del Area de Trata de Personas contó que el allanamiento realizado en agosto de 2011 en el cabaré, encontraron que “había habitaciones con camas, luces rojas y en casi todas secuestramos preservativos en las mesas de luz y otros usados en la basura”.
Además, explicó que en los procedimientos también secuestraron libretas sanitarias y comprobantes de giros de dinero dirigidos a otros países. “Supongo que está relacionado con las chicas que venían de afuera” y enviaban el dinero a familiares, explicó. En el momento de los allanamientos, Pérez Fassi integraba la Brigada de Investigaciones.
La testigo señaló que las mujeres que eran explotadas sexualmente tenían esa “única alternativa para mantener a sus familias” y “nos decían que había estado en otros lugares que también era de propiedad de De Luca. Las chicas llegaban en colectivo” a La Pampa. Les ofrecían trabajo de “acompañante” y un lugar para vivir, aprovechándose de su situación de vulnerabilidad económica y social.
Ante una pregunta del fiscal federal Leonel Gómez Barbella, la policía advirtió que el cabaré de Macachín tenía vínculos con otros locales nocturnos de Guatraché en La Pampa y en localidades de provincia de Buenos Aires como Salliqueló y Guaminí. “Supuestamente eran cabarés propiedad de De Luca”, declaró.

Se perdieron.
Pérez Fassi también advirtió que se extraviaron las grabaciones de las intervenciones telefónicas que se hicieron durante la investigación. Por ello, se inició un sumario administrativo, a cargo de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA).
En su declaración, la mujer contó que los encargados del cabaré de Macachín llamaban a la comisaría y al municipio para consultar si podían abrir el cabaré en Semana Santa. Según la acusación, en el expediente fueron identificadas cinco mujeres de nacionalidad paraguaya como víctimas.
El debate comenzó en el Colegio de Abogados y continuará el 26 de noviembre y el 3 de diciembre. Ayer, también declararon otros policías, entre ellos el ex jefe de la fuerza provincial Ricardo Baudaux.

La acusación.
Antes del inicio del debate, la defensora de Cabak, Mirta Brown, planteó una nulidad parcial de la acusación, algo que fue rechazado por la fiscalía federal y posteriormente, por los integrantes del TOF.
Cabak e Iglesias llegaron a juicio imputados por ser autores del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso ideal con el delito de trata de personas con fines de explotación sexual en calidad de partícipes necesarios.
El resto de los imputados están acusados por el acogimiento o recepción de mujeres mayores de 18 años abusando de su situación de vulnerabilidad para explotarlas sexualmente mediante el facilitamiento y obtención de provecho económico de comercio sexual que ejercían en el cabaré “La Chicho Show”, de Luis De Luca.