Inicio La Pampa "Cada día lo disfruto más"

«Cada día lo disfruto más»

UN "BICITURISTA" QUE VIAJA CON SENTIDO EDUCATIVO

El bonaerense Ricardo Daniel Bernal pasó ayer por la Redacción de LA ARENA. Es, como él se define, un «biciturista» o «cicloviajero» que hace alrededor de 8 años comenzó con la actividad para paliar una dolencia física. Y le encontró el «gusto», porque, además de disfrutar, cada vez que puede promociona y reivindica el ciclismo resaltando de manera educativa los derechos y obligaciones que establecen las leyes sobre la circulación por nuestras rutas.
Es de Pehuajó pero tiene mucha relación con La Pampa. En la década del 70 estuvo varios años estudiando en Santa Rosa. Y hasta hace un mes estuvo relacionado laboralmente con una empresa de Macachín. «Tengo muchos conocidos en esta hermosa provincia a la que quiero mucho», indicó.
El pedalista, que tiene 61 años, contó que hace aproximadamente ocho años descubrió que padecía diabetes grado 2. «Me recomendaron cambios en los hábitos alimenticios y de vida, y que hiciera deportes. Así comencé con la bici», relató.
El ciclista bonaerense explicó que desde ese entonces está recorriendo distintas rutas de las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Córdoba. «El viaje de ahora son unos 400 kilómetros. Salí de Trenque Lauquen, pasé por Tres Lomas, Villa Maza, Anchorena, Miguel Riglos, Cereales y llegué a Santa Rosa. Mañana salgo para Eduardo Castex y de ahí a General Pico. Ahí me espera otro ciclista que es de esa ciudad, es el ‘peluquero viajero’ y se llama Martín Alzamora», contó.

Proyecto.
En mente tiene dos viajes: su quinta peregrinación a Luján y un encuentro icónico en Arrecifes que junta a 1.600 ciclistas. «Tengo tres hijos mayores que viven en Buenos Aires. Mi composición familiar y mi trabajo (viajante) me permite cada dos meses tomarme 8 ó 10 días para hacer un viajecito», comentó.
La bici y su equipaje, «todo lo que se necesita para ser autosuficiente», pesa 55 kilos. Tiene colocados todos los elementos de seguridad como espejos, refractarios, que establecen las normas para el tránsito por rutas.
Relata que en su peregrinar sobre las dos ruedas le suceden cosas maravillosas. «Es fantástico interactuar con la gente, pero también con la naturaleza y los animales. He dormido en una iglesia, en un cuartel de bomberos, la gente para a hablar con vos, cosas que te sorprenden gratamente», expresó.

Educar.
Ricardo Bernal, más allá de la aventura, afirma que con su peregrinar aporta su granito de arena para educar y que se cumplan los derechos y obligaciones que establecen las leyes. «Estuve el año pasado acá, en Santa Rosa, en el segundo Foro Argentino de la Bicicleta, y si puedo iré al tercero que se realiza en Salta. En cada medio con el que hablo trato de visualizar las disposiciones legales que son muy buenas pero no se aplican. Ahí hay derechos y obligaciones para automovilistas, ciclistas y también para el Estado», indicó.
«La bicicleta es el medio de transporte más social, es la que usa un trabajador, un escolar, es el de la gente de menos recursos. Pero por suerte cada vez somos más ciclistas en las rutas y por lo tanto el tránsito se está acostumbrando a vernos y considerarnos. Sinceramente cada vez disfruto más de mis viajes», concluyó Ricardo Bernal.