Cada día más caras

NAFTAS

Las estaciones de servicio de YPF volvieron a aplicar ayer un nuevo aumento a los combustibles, en esta ocasión la suba fue del 10 por ciento promedio en todo el país, sumándose a la empresa extranjera Axion que había realizado un ajuste el sábado pasado. En la capital pampeana, el litro de la Súper se vende a 32,52 pesos, mientras que la Infinia a 37,90 pesos, acercándose cada vez más a la barrera de los 40.
Era un secreto a voces que la nafta iba a volver a aumentar durante este fin de semana, ya que la práctica se hizo habitual cada vez que se inicia un nuevo mes o se registra una fuerte suba en la cotización del dólar. De esta manera, se despide el mes de septiembre con un nuevo incremento que, según especialistas, en octubre podría volver a registrarse a replicarse en los precios de los combustibles.
En los surtidores de la petrolera estatal de la ciudad de Santa Rosa, el litro de la Súper se vende hoy a 32,52 pesos, cuando hace unos días estaba a 29,71 pesos, mientras que la Infinia se encuentra en 37,90 pesos, de los 35 pesos que se pagaba el sábado pasado. Por su parte, el Diésel 500 pasó 29,15 pesos a 33,02, mientras que el Diesel Infinia de 35,83 pesos, rompió la barrera de los 40 y se vende hoy a 40,11 pesos.
En lo que va de este 2018, el precio de las naftas y el gasoil subieron, aproximadamente, el 60 por ciento. Entre agosto y septiembre se registraron seis aumentos, es decir, un incremento cada 10 días. Sin dudas, no hay un respiro para los bolsillos de los argentinos.
En principio, se había señalado que el incremento se iba a producir durante la primera semana de octubre, pero finalmente las petroleras se anticiparon y remarcaron sus pizarras en el día de ayer. En ese sentido, se espera que el resto de las petroleras lo haga a partir de este lunes y sigan así el camino de YPF y Axion.

Axion.
En tanto, en los establecimientos que Axion tiene en la ciudad de Buenos Aires la nafta Súper ya cuesta $36,74 y la Premium llegó a $43,57, mientras que el gasoil Grado 2 se consigue a $32,98 y el Grado 3 a $38,98.
En las sucursales de esta firma, controlada por la petrolera Pan American Energy (PAE), los aumentos se hicieron efectivos en las primeras horas del sábado. Con estos nuevos incrementos, en septiembre el precio del combustible en estas estaciones de servicio ya acumula una suba del 21 por ciento. La nafta Súper fue la que más se encareció (un 8,9%), seguida por la Diésel (7,9%) y la Premium (7,7%), aunque no se descartan futuras subas.

Argumentos.
El secretario de Trabajo, Jorge Triaca, justificó el aumento en los combustibles al señalar que “cuando no liberás el precio lo pagás con subsidios”, refiriéndose así a la potestad que tienen las empresas petroleras de manejar el precio de las naftas.
“Tuvimos una sequía que afectó el 30% de la producción, se cambiaron las reglas de juego internacionales y el Gobierno anterior nos dejó una dependencia energética, por lo que tenemos que importar”, precisó en declaraciones formuladas a radio Mitre. Además, indicó que hacen “todo con mucha responsabilidad y sabiendo que es el camino que hay que transitar”. “Hacerlo requiere tomar decisiones que muchas veces son impopulares, que hay que pensarlas para el mediano y largo plazo”, añadió.
Por su parte, las empresas del sector habían adelantado la semana pasada posibles incrementos en los costos de sus productos debido a la cotización del dólar, que en la última semana tuvo una fuerte suba y posicionó a la moneda norteamericana en un nuevo récord histórico, lo afecta directamente a los barriles de crudo y, en consecuencia, a los combustibles.

“Sin equilibrio”.
De hecho, para la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (Fecac) los precios de los combustibles todavía “no alcanzan valores de equilibrio”.
En un informe, el organismo señala que, comparada con el resto de los países de la región, la Argentina tiene atrasos en los surtidores de hasta 29% para la nafta y 23% para gasoil.
Hace unas semanas, Miguel Ripa, vicepresidente de la Cámara de Propietarios de Estaciones de Servicio, había dicho que “el valor de los combustibles, a pesar de la devaluación, no deberían tener un nuevo ajuste al menos hasta fin de año” si es que el dólar y el precio del petróleo en el mercado internacional no sufren modificaciones. Predicción que, lamentablemente, fue desmentida con el aumento de ayer.

Cambios en el consumo.
Según confirmó LA ARENA en un recorrido por las diferentes estaciones de servicio de la capital pampeana, cada vez más santarroseños optan por pasarse de la nafta Premiun a la menor octanaje, a pesar de que su calidad es inferior. Esta estrategia tiene como fin que el impacto de los aumentos no repercutan tanto en el bolsillo. Con este último ajuste de los precios, entre la Súper y la Infinia existe una brecha de 5,38 pesos, diferencia de precio que se hace sentir al momento de pagar.