“Cada vez hay menos presupuesto”

TRABAJADORES VIALES MARCHARON CONTRA EL DESGUACE EN EL ORGANISMO

“La bomba va a terminar explotando para el Gobierno que venga atrás”. La frase es de Jorge Campanile, integrante de la Asociación Gremial de Profesionales y Personal Superior de Vialidad Nacional en el Frente de Gremios Viales, y que ayer fue uno de los que marchó en Buenos Aires para hacer público el reclamo de todos los trabajadores viales del país.
La “preocupación” es porque la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) no deje de cumplir su importante rol en el mantenimiento de toda la red vial del país. En este sentido, Campanile, que habló ayer por la mañana con el programa El Aire de la Mañana (Radio Noticias 99.5), hizo referencia al estado de las rutas nacionales que atraviesan el territorio pampeano y dejó en claro que el panorama a futuro no es bueno: “No sabemos quién se va a hacer cargo de las rutas”, dijo y sostuvo que el asfaltado final en los alteos de la ruta nacional 35 “está muy lejos”.

Preocupación.
La movilización de ayer se inició temprano a la mañana con una columna masiva que se dirigió desde la sede central de Vialidad Nacional con destino al Congreso, a donde los manifestantes entregaron un petitorio a los diputados. Lo mismo hicieron más tarde en el Ministerio de Transporte, para luego cerrar la manifestación en el sitio donde inició.
“Estamos preocupados desde que salió el Decreto que creó los Corredores Viales -en octubre del año pasado-, luego empezaron los despidos de compañeros en diferentes provincias; el no inicio de las clases y cierre de las escuelas viales, la falta de presupuesto, los recortes y los escasos aumentos que hemos recibido o que aún no están fijos y que llegan a un 6,5% en promedio”, enumeró Campanile.
En cuanto a los despedidos, reconoció que “después de los 52 despidos que ocurrieron hace unos meses atrás no han habido más. Salieron algunos fallos judiciales de primera instancia en las que se obligó al Estado a volver atrás, pero apelan y mientras tanto los compañeros siguen en la calle… Son despedidos sin causa y sin ningún tipo de justificativo. También hubieron retiros voluntarios y se está prolongando un período de jubilación anticipada. De a poco se va achicando el organismo”, lamentó el gremialista.
-¿Quién se va a hacer cargo de las rutas?
-En La Pampa, por ejemplo, tenemos cada vez más kilómetros de red para atender, pero menos presupuesto. No sé, no tienen mucho futuro de poderse mantener porque no hay presupuesto. Nos dijeron que el presupuesto para obras estaba en un 50% en comparación al del año pasado, y para insumos nos están ordenando hacer recorte en gasto de funcionamiento propio en el Distrito. La reducción presupuestaria para el año que viene casi va a alcanzar el 80% ó por lo menos eso nos piden; recortar para mantenimiento, bacheo, corte de pasto, revisiones de estudio, entre otras cuestiones. Es muy difícil poder atender la red que nos queda a nuestro cargo y no tenemos más proyectos nuevos porque no hay presupuesto para realizar.

Alteos de “la vergüenza”.
Las rutas nacionales (35 en dos tramos y 188) sufrieron las consecuencias de la brutal inundación que a fines de marzo del 2017 provocó cortes que duraron más de ocho meses sin que nadie interviniera. Ello trajo consigo -como si fuese poco- el desgaste de la red vial que corresponde a la provincia. Sin embargo las rutas provinciales sí lograron ser recuperadas -cabe recordar que la Provincia hizo alteos en las rutas 4; 101; 7; 102; 14 y el tramo del Bajo Giuliani en la ruta nacional 35 que está en etapa de finalización-.
En este sentido Campanile fue consultado sobre la recuperación y conclusión de las obras en las rutas nacionales y sobre quién debería hacerse cargo; y sostuvo que “nadie se va a hacer cargo, porque no son las rutas que les interesa a las empresas y menos aún a las PPP (Participación Público Privada)”.
“Los contratos de ejecución y mantenimiento (a través del sistema Crema) están parando porque no se está pagando en tiempo y forma y se está pagando -hasta hace 20 días- con precios a noviembre del año pasado. La mayoría de las contratistas está parando, por lo menos para renegociar los contratos”, aseguró.

Bajo.
De acuerdo a sus palabras, las esperanzas de que los pampeanos vuelvan a ver asfaltados los tramos comprometidos de la ruta 35 (en Embajador Martini y en el sector comprendido entre Eduardo Castex y Winifreda) continuarán siendo sólo esperanzas: “el asfaltado final está muy lejos. Hay una licitación que se postergó y que es solamente alisar la base de los alteos, colocar un microaglomerado como para ‘tirar’ unos meses. Esos dos alteos fueron de emergencia, se tiró tosca encima de lo que había”, sostuvo y reconoció que “el que sí está adelantado es el del Bajo Giuliani, ahí falta la capa de rodamiento. Pero en ese sector se hizo cargo la Provincia”.
Mientras tanto vale mencionar que hay otras rutas nacionales que se encuentran en condiciones deplorables, como son la 152 en cercanías a Puelches y 151, entre las localidades de Santa Isabel y 25 de Mayo.