Cada vez más pampeanos se quieren ir del país

COMO EN 2001

La crisis social y económica que atraviesa la Argentina está llevando a que, en estos últimos meses, cada vez más jóvenes de nuestra provincia decidan embarcarse fuera del país en búsqueda de un mejor pasar. “Esto es preocupante, la situación cada vez se asemeja más a lo vivido durante la crisis del 2001. La gente se va en busca de un mejor pasar”, aseguró José Francisco Minetto, ex presidente de la Federación de Entidades Italianas de La Pampa.
“Ayer me llamaron desde Victorica por revalidación de titulo en Italia: Motivo trabajo en Italia. Hoy me llamaron desde Arata para comenzar los trámites de doble ciudadanía italiana: Motivo trabajo en España. Y esto viene así desde hace unos tres meses”, se lamentó Minetto, en una publicación que realizó en su cuenta oficial de Facebook y que motivó la realización de este artículo.
El lamento es válido, imágenes como estas aparecen como un deja vu propio de los peores tiempos de la crisis del 2001. Algunos con deseos, otros con mayor determinación, hay jóvenes pampeanos, y algunos no tantos, que están pensado construir su futuro en el exterior a causa de la faltas de oportunidades que ofrece hoy el país. “En los últimos 3, 4 meses aumentó el número de consultas para iniciar el trámite de pasaporte italiano, ciudadanías y revalidación de títulos”, señaló Minetto. ¿El motivo? “Todos quieren buscar nuevos horizontes, en búsqueda de trabajo, para así radicarse en algún país de Europa”, explicó el ex representante.

Crisis.
Decenas de miles de argentinos se vieron obligados a salir del país entre 2000 y 2002, en plena crisis económica, en su mayoría con destino a Europa. Casi dos décadas después, esa película de terror parece repetirse. “Esto es preocupante, la situación cada vez se asemeja más a lo vivido durante la crisis del 2001”, admitió Minetto.
En ese sentido, el ex representante de la Federación indicó que “el último pico de consultas que tuvimos, donde había gente que hacía cola en los consulados para iniciar los trámites, fue durante los primeros años del 2000”. “Pasando los años, esto se calmó, pero en este 2018, desde principios de año volvió a hacerse una constante atender un número elevado de consultas”, precisó.
“Claramente, esto es un efecto de la crisis económica que transita la Argentina y que, si bien La Pampa ha sido bien administrada por el Gobierno Provincial, la provincia lamentablemente no puede escapar al coletazo nacional. Cada vez son más los que ven la emigración como un salvaconducto para escapar de lo que pasa acá”, explicó Minetto.
“Es triste, calculá que los abuelos o bisabuelos de estas personas llegaron al país para construir la Argentina y hoy, estos jóvenes deciden irse por la falta de oportunidades o por el deseo de progresar afuera”, se lamentó.

Consultas.
Las consultas no sólo se reducen a las dos principales ciudades que tiene la provincia, sino también a las pequeñas localidades del interior pampeano. Victorica, Arata y Eduardo Castex, son tres localidades en las cuales, en las últimas semanas, Minetto visitó para evacuar dudas y asistir en el tramiterío burocrático.
Mayoritariamente son jóvenes, aunque también hay personas mayores de 50 decididas a hacer un cambio de rumbo en su vida y partir del país. “En septiembre atendí a 10 grupos familiares, donde algunos integrantes estaban decididos en irse y otros ya se encuentran afuera y utilizan a sus parientes para informarse sobre algún trámite, como por ejemplo, la revalidación del título en Italia”, detalló Minetto, quien aseguró que es “totalmente preocupante” que la gente que quiere irse son altamente capacitados: “Hay arquitectos, radiólogos, ingenieros, en sí profesionales que pierde la provincia”.
La cifra, aunque aparentemente baja, es llamativa. En primer lugar, porque son casos en donde la persona tiene totalmente decidido abandonar la Argentina y, en segundo lugar, porque La Pampa tiene una baja población, un poco más de 350 mil habitantes. Además, que no se cuenta con los datos de otros consulados como el español, el alemán o el francés y ni hablar de aquellas personas que se fueron con una visa de trabajo o sin ella.

Europa, lo más elegido.
Entre los destinos predilectos para emigrar, países europeos como España, principalmente, Italia, Dinamarca e Irlanda suelen ser los más elegidos. Sea por idioma, por ciertas políticas flexibles a la hora de tramitar la visa de trabajo o por la amplia oferta laboral, jóvenes -en su mayoría- deciden emprender viaje sin fijar fecha de retorno. Estados Unidos y Oceanía (Nueva Zelanda y Australia) suelen ser, en un segundo nivel, otros de los puntos preferidos. Acá juega mucho también si se dispone del pasaporte o ciudadanía extranjera -como la italiana- ya que el trámite de visa de trabajo se hace más laxo.