Camionero agredió a trabajador del Senasa

EN PUESTO FITOSANITARIO DE LA ADELA

Un camionero, molesto por un control que agentes del Senasa realizaban hace unos días en el puesto fitosanitario de La Adela, la emprendió a golpes de puño contra un trabajador. El triste episodio se supo porque en las últimas horas desde ATE reclamaron al ente nacional el resguardo de los agentes con presencia policial.
De acuerdo a lo que cita el diario Río Negro, el camionero guiaba un camión jaula en el que llevaba animales cuando llegó al puesto del Senasa ubicado en el cruce de las rutas nacionales 154 y 22. Allí los encargados de los controles sanitarios advirtieron que en la jaula había dos animales caídos por lo que le impidieron continuar el viaje.
“En un ataque de ira, el hombre agredió a Carrizo que debió ser hospitalizado luego de recibir golpes de puño que le produjeron cortes y traumatismos en distintas partes del cuerpo”, explicaron desde ATE.
El trabajador del puesto de control fitosanitario del Senasa en La Adela fue identificado como Emiliano Carrizo, y desde el gremio calificaron la agresión correspondió a una “desproporcionada reacción” por parte del chofer.

Reclamo.
La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro reclamó en una carta dirigida a Ricardo Negri, presidente del Senasa, la presencia de agentes federales que ejerzan el rol de policía en los controles zoofitosanitarios, tras las gravísimas lesiones que sufriera días atrás el trabajador.
El gremio aprovechó la denuncia para recordar que desde 2015 la presencia de Policía en los puestos zoofitosanitarios. “Su ausencia es producto del vaciamiento existente en el organismo”, denunciaron.
“ATE viene exigiendo presencia de seguridad federal desde 2015 en los puestos de control. El personal del Senasa siente miedo, porque además el organismo le exige un rol de policía que no tiene”, relató Walter Wertmuller, delegado de ATE Río Negro en Senasa.
“Realmente la seguridad agroalimentaria en la Patagonia queda reducida a la buena voluntad que pudieran tener los automovilistas o los choferes de tráfico comercial. Los trabajadores de La Adela son conscientes de que un hecho de semejante envergadura puede repetirse”, advirtió Wertmuller.
Ante el reclamo que ATE le hizo a Negri, éste se comunicó telefónicamente con Carrizo, para solidarizarse con su situación. Sin embargo el citado gremialista señaló que “el gesto no alcanza. Sobre todo, porque el puesto continúa sin agente de seguridad”.