Candidata del MST cuestionó a Pueblo Nuevo

Lara Oberst, la joven candidata a intendente de Santa Rosa por el MST -a más de una semana del 8M- aseguró que “es necesario seguir dando pelea por nuestros derechos, todas las consignas que levantamos del 8M”, siendo una de las más exigidas por el movimiento feminista la de la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE). Sobre esto agregó, parafraseando a Marcos Villegas el candidato “pro-vida” por Pueblo Nuevo, “por eso nuestras listas están conformadas 100% por personas a favor del aborto legal, para ser la opción de las que queremos que se terminen las muertas por la clandestinidad del aborto”.
Con respecto a su contrincante electoral, y recordando el reciente caso de la niña de 11 años obligada a gestar en el norte argentino, la joven candidata apuntó que “si ganase Villegas, en Santa Rosa ¿obligaría a parir a niñas de 11 años como lo hizo Manzur en Tucumán? Son planteos que no se pueden permitir porque van en contra de derechos adquiridos”.
Reflexionó, además, que “la ola verde por el aborto legal despertó una reacción anti-derechos, y es lamentable que algunas instituciones cedan a las presiones de estos grupos, que pretenden negar derechos que se conquistaron hace casi cien años”.
“La ILE que es un derecho desde 1921 y estos grupos, en pleno amparo del gobernador tucumano Juan Luis Manzur, lograron incumplir la ley haciendo peligrar la vida de las niñas, además de generar un trauma de por vida”, cuestionó Oberst, al mismo tiempo que apuntó que “lo que hacen obligándolas a parir se llama tortura, lisa y llanamente. Están a favor de dejar que sigan las cosas tal como están hoy en día, están a favor de la clandestinidad”.

Educación sexual.
En este sentido, la candidata señaló que “por eso es necesaria la urgente implementación de la Educación sexual Integral en todos los colegios, incluso en los confesionales, para que ‘niñes’ sepan diferenciar una caricia de un abuso, y que estos casos no se repitan más” y recordó que “la ESI es otro derecho que ya es ley desde el 2006 y que sistemáticamente es negado porque el ajuste a en la educación y las presiones de la iglesia no permiten implementarlo eficazmente”.
Por último, comentó que “es necesario separar a la Iglesia del Estado, y con esto quiero decir que somos respetuosos de la libertad de culto, pero el estado no debe financiar a ninguna religión y menos si ésta utiliza ese poder para interceder en la legislación de nuestros derechos, además de ser encubridora de numerosos casos de abusos”.