Carbap contra Etchevehere, por el peso mínimo de faena

"NO ENTENDEMOS PORQUE CAMBIO DE OPINIÓN"

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) salió al cruce del secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, por las declaraciones que realizó el pasado fin de semana en Comodoro Rivadavia, cuando aseguró que “en 2018 el peso mínimo de faena aumentó 3 kilos”.
“¿Es válido que el Estado fije cuánto tenemos que producir con nuestros bienes; es decir cuántos kilos tenemos que producir con nuestras vaquillonas?”, se preguntó la entidad rural mediante un comunicado de prensa en el que insiste con eliminar el peso mínimo de faena.
“Siempre nos hemos opuesto a este tipo de regulaciones del Estado, medidas que no solo complican la operatoria de la cadena comercial, sino que también limitan el poder de decisión que tienen los empresarios ganaderos”, advirtió Carbap.
“En la entidad que representa a productores bonaerenses y pampeanos no cayó nada bien la respuesta que el secretario de Agroindustria hizo pública después de la nota de LPO titulada ‘Etchevehere demora un plan para que crezcan las exportaciones ganaderas'”, señaló ayer un artículo del sitio lapoliticaonline.com. Luego de ese artículo, el funcionario macrista dijo -en la Exposición Ganadera en Chubut, donde también afirmó que la barrera sanitaria para la carne pampeana hacia el sur del río Colorado “va a seguir”- que el aumento de 3 kilos del peso mínimo de faena en 2018 “evidencia una claridad en las políticas públicas implementadas por el Gobierno”.
Frente a esas afirmaciones, los directivos de Carbap advirtieron: “Un Estado moderno fomenta la producción con alicientes, no con penalidades ni castigos que afectan a la ganadería y tuvieron graves consecuencias impensadas”.
El plan de la entidad rural -“que fue ignorado por Etchevehere en varias oportunidades”, de acuerdo a LPO- contempla, además de la eliminación del peso mínimo de faena dispuesto en 165 kilos, una serie de incentivos fiscales para los animales que superen los 450 kilos.
“La historia de la aplicación de un peso mínimo de faena sólo habla de las fracasadas imposiciones aplicadas por distintos gobiernos con un fin entendible: aumentar el peso de faena del ganado y de esa manera aumentar la producción de carne”, indicó Carbap.

Cambio.
En Carbap, en tanto, le recuerdan a Etchevehere que cuando era presidente de la Sociedad Rural (SRA) estaba a favor de la iniciativa. “No entendemos porqué ahora que está en el Gobierno cambió de opinión”, dicen sus ex pares de la Mesa de Enlace.
Carbap se acordó, aunque sin mencionarlos, de los feedlots: “Hay sectores que propician esta regulación y que solo defienden el interés de su posición transfiriendo a los eslabones más débiles parte de sus costos”, apuntaron.
“Las miradas apuntan al subsecretario de Ganadería, Rodrigo Troncoso, principal defensor del peso mínimo de faena y ex directivo de la Cámara de Feedlots vinculada al festival de subsidios que el kirchnerismo repartió a través de la disuelta Oncaa”, indicó LPO.
Carbap, por su parte, apuntó que desde la entidad siempre se han opuesto a este tipo de intervenciones y regulaciones del Estado, “medidas estas que no sólo complican la operatoria de la cadena comercial sino que también limitan el poder de decisión que tienen los productores para adaptarse a producir ante la variabilidad de escenarios climáticos a los que deben enfrentarse”.

Medidas.
“Creemos que el Estado si quiere aumentar la productividad debe propiciar medidas que no sólo la beneficien sino que también la hagan posible ya que producir más kilos de carne por cabeza requiere mejor alimentación y más tiempo de engorde”, indicaron los productores.
Agregaron que “una medida que sin duda incentivaría la mayor producción de carne implica un beneficio impositivo sobre los kilos producidos por sobre determinado peso, podría ser 450 kilos por cabeza”.
“Vale aclarar que una medida de este tipo no tendría costo fiscal dado que aplica sobre kilos que hoy no se producen”, estimaron.

“Perjudica a los criadores”
Los ruralistas nucleados en Carbap recordaron que “en los últimos años hubo regulaciones del Estado que afectaron a la ganadería y tuvieron graves consecuencias impensadas que no habían sido calculadas por sus mentores, nadie puede asegurar que el mantenimiento del peso mínimo de faena no va a repercutir en forma negativa sobre la economía de los productores”.
Especificaron que repercute “principalmente sobre los criadores quienes son el origen y el cimiento por sobre el cual se construye toda la ganadería de nuestro país”.
“Por otro lado queda una pregunta flotando: ¿es válido que el Estado fije cuánto tenemos que producir con nuestros bienes, es decir cuántos kilos debemos producir con nuestras vaquillonas?”, cuestionaron desde la entidad.
Finalizaron el análisis con el reclamo “de eliminar a la brevedad la medida que impone un peso mínimo de faena, para devolver el dinamismo equilibrado a la cadena y atenuar el impacto que la misma está teniendo sobre las comunidades del interior con base ganadera”.