Carlos Ortellado presentó el libro “Estatales de Pie”

Acompañado por directivos del Sitrasap, ex compañeros de trabajo y amigos, Carlos Ortellado presentó ayer en el hall central del Hospital Lucio Molas su libro “Estatales de pie”.
Del acto tomaron parte también funcionarios del establecimiento asistencial, entre ellos el director Armando Hornos. Ortellado recordó sus inicios en el Hospital “cuando no sabía nada de salud”, y comenzó como camillero.
Hoy acogido a la jubilación, el fundador del Sindicato de Trabajadores de la Salud de La Pampa, y reconocido dirigente gremial por tantas décadas, explicó que el texto que estaba presentando era “reivindicativo de la lucha de los trabajadores” del sector”, que por años “pelearon en defensa de sus derechos y por un modelo de salud inclusivo para todos”.
Agregó, no sin emocionarse mientras usaba de la palabra, que el libro era una manera de reconocer a quienes participaron de una gesta que aún continúa reivindicando los derechos de los trabajadores: “No podemos permitirnos que hombres y mujeres que luchan no formen parte de la memoria colectiva”, expresó.
También, brevemente, se dirigió a los presentes Susana Verdasco, integrante de la Editorial Amerindia, donde se editó e imprimió “Estatales de pie”.

En el mismo lugar.
Ortellado recordó que el lugar donde se hacía la presentación era el mismo hall donde la Agrupación Estatales de Pie realizaba sus asambleas, que el dirigente pidió no dejar de realizar. Tuvo un agradecimiento para las autoridades del Lucio Molas, que le permitieron realizar allí el acto.
El texto refleja de manera cronológica una década de lucha, que se extendió entre 2002 y 2012, y las conquistas laborales obtenidas con el accionar gremial, entre las que se cuentan la recategorización, la antigüedad, el riesgo hospitalario, la actividad crítica y el adicional sanitario en el básico salarial.
Un cerrado aplauso cerró las palabras emocionadas del gremialista, que pudo disfrutar del cariño de quienes por años fueron sus compañeros de trabajo, y de lucha inclaudicable que pidió no abandonar.