Inicio La Pampa Carpintería sin límites

Carpintería sin límites

En «Amalgar» se hacen todo tipo de muebles gracias a la tecnología: el router CNC permite la mayor precisión, velocidad y calidad. Desde Toay, en la pyme diseñan y venden a toda la provincia y se expanden hacia Neuquén.
«El único límite está en uno mismo, en la creatividad que puedas desarrollar. La máquina tiene posibilidades infinitas», dice con entusiasmo Andrés Malgá al describir las bondades de una tecnología que se impone a fuerza de innovación y aceleración en todo el proceso de corte del material que luego sirve para un mueble, un bajo mesada, un objeto de decoración «o lo que se te ocurra». Son las posibilidades de la carpintería en 3D.
«El router CNC (Control Numérico Computarizado) es una máquina controlada por una computadora y la función que tiene es realizar cortes de forma automatizada. Esos cortes son controlados mediante un sistema de control numérico, por eso tiene una precisión milimétrica. Es una de las máquinas más versátiles para el corte en tres y dos dimensiones sobre cualquier tipo de superficie. Antes los diseños te quedaban en el papel, en la idea, pero con esto lo podés plasmar con los detalles, las formas, los colores que quieras. Lo que se te ocurra», explica Malgá, un santarroseño de 34 años que desde hace 19 reside en Toay y que desde hace seis se instaló en el Parque Industrial de esa localidad para llevar adelante ‘Amalgar», una pyme dedicada al servicio de carpintería en general, con el diseño, la decoración, la refacción y la remodelación de muebles, objetos y espacios comerciales o de vivienda.
La familia Malgá siempre estuvo vinculado a lo fabril: la tornería, la construcción, la madera. Carlos es el papá de Andrés y, si bien cada uno trabaja en rubros distintos, comparten espacio, ideas y empuje para llevar adelante la tarea diaria.
El Sistema 32 mm nació en la posguerra, en los países europeos que estaban destruidos y necesitaban reconstruirse. Había una urgente necesidad de producir grandes cantidades de muebles ya sea para la cocina, el baño y demás. Lo que hicieron fue inventar ese sistema de aprovechamiento máximo para cortar la madera y construir los muebles», detalla Carlos sobre una invención que toma su nombre de la distancia entre los cabezales de las máquinas de perforación múltiples, que sigue siendo (más allá de la variedad de modelos y de la evolución tecnológica) de 32 milímetros.
Crédito del BLP.
‘Amalgar’ comenzó a producir y el efecto fue casi inmediato: los pedidos se multiplicaron y también la oferta de posibilidades. La máquina necesitaba espacio y también manos para trabajar todos esos cortes aportados por la tecnología.
«Pedimos un crédito al Banco de La Pampa. Lo gestionamos con ellos porque son los préstamos que están destinados a industrias y pymes y están subsidiados por la Provincia. Gracias a eso pudimos ampliar el galpón y comenzar a trabajar con más espacio, más cómodos y conforme a la gran demanda. Fue un espaldarazo clave que nos sirvió para dar el salto», valoró Andrés.
Hoy la firma trabaja para clientes de Toay, Santa Rosa, General Acha, Villa Maza y otras localidades y tiene una gran proyección hacia la vecina Neuquén.
«Podemos grabar, entallar, hacer muebles de encastre, lijar grandes superficies, trabajar con maderas rústicas o macizas, placas. Tallamos y cortamos oro y plata, en realidad cualquier material no ferroso. La máquina nos permite cualquier función gracias a que tiene una gran versatilidad. Atendemos casas, comercios pero sobre todo amoblamientos, sea de cocina, baño, living y nos hemos hecho una clientela importante que nos recomienda. Desde hace un tiempo estamos trabajando para Neuquén y es un mercado muy interesante, con gran movimiento y gran poder adquisitivo. Y en comparación tenemos precios mucho más bajos, aún con el flete incluido», destacó Malgá.

Mujer carpintera.
En ‘Amalgar’ trabajan con un equipo completo en caso de que se requiera de un proyecto integral de una casa, por eso se suma una diseñadora y una arquitecta. Y en el día a día son dos personas quienes se encargan de la carpintería: los hermanos Rumen y Ailén Vendramini.
«Ailén es la única carpintera mujer de la Patagonia, al menos la única inscripta en el gremio y que ejerce como tal. Tenemos suerte de tenerla trabajando con nosotros, es una garantía por su capacidad y seriedad para cada detalle», reconoce Andrés.
El Router CNC consiste en un eje vertical manipulado por motores, los cuales, siguen patrones preestablecidos. Por ello, es considerada una de las máquinas más versátiles para el corte en tres y dos dimensiones sobre cualquier tipo de superficie. Permite la materialización de diseños e ideas que anteriormente solo quedaban plasmados en el papel, por la falta de las herramientas para el corte en ciertos detalles.
«Por supuesto que el trabajo con los bajo mesadas, los muebles tradicionales y los pedidos más comunes son la base de nuestra empresa, pero es lindo cuando vienen clientes con ideas nuevas, que te permiten salir un poco de los más conocido.. Porque está claro que las posibilidades son infinitas, solo hay que dejarse llevar por la creatividad y después, cuando lo ves plasmado, querés hacer todo de esta manera, que tu casa sea en este formato. Y tenés la tranquilidad de que no quedan imperfecciones ni los detalles típicos de obra. La máquina no tiene margen de error», ratifica Andrés.

¿Hacia dónde apuntan con el emprendimiento?
«Tenemos un tesoro muy valioso y es que los clientes que vienen, después nos recomiendan, se va pasando el boca en boca y eso nos llena de satisfacción y ganas de seguir. Vamos a ampliar las instalaciones y a hacer un showroom para que la gente tenga un lugar donde sentirse cómoda y elegir y asesorarse. Salimos fuera de la provincia y eso es un valor agregado: nosotros nos encargamos de todos los pasos, diseñamos, fabricamos e instalamos. Y otro punto es que nos especializamos de manera permanente. Para ello traemos gente de Buenos Aires, dos o tres días y nos capacitamos en toda nueva tecnología que sale porque los programas se van renovando, entonces tenés que estar al día. Y eso es algo que también nos encanta».